Sucre

Hay 848.000 niños trabajadores en Bolivia

EL 64% DEL TOTAL CUMPLE FAENAS EN EL CAMPO.

En el país, al menos 848 mil menores de edad realizan una actividad laboral, sea remunerada o no. Así lo informaron el Ministerio de Trabajo y el Instituto Nacional de Estadística (INE), que ayer presentaron un informe sobre la situación de los niños trabajadores.

De este total, 11.272 niños y niñas realizan actividades peligrosas, como la zafra de la caña de azúcar, de la castaña y la minería. Precisamente, la meta es erradicar hasta un 15% el trabajo infantil en estos sectores.

Mabel Durán, de la comisionada nacional de erradicación progresiva del trabajo infantil, dijo que esta investigación ha permitido identificar las 23 peores formas de trabajo infantil a partir de una consulta pública tripartita, de ellos 11 fueron catalogados así por su condición y 13 por su naturaleza.

“El gran desafío para el Ministerio de Trabajo es contar con datos periódicos para plantear políticas, tomar acciones y para que la población sepa a cuántos niños y niñas se les está vulnerando sus derechos”, sostuvo Durán, durante la presentación.

El informe destaca también que los 848.000 menores, que equivale al 28% de los niños y adolescentes en el país, están ocupados en actividades económicas por lo menos una hora a la semana.

PENOSA REALIDAD

Además, que unos 800.000 trabajan con edades por debajo del mínimo admitido para el empleo (menor de 14 años). El 64.86% de la población menor que trabaja reside en el área rural y el 16.96% en la zona urbana.

A propósito, Ana María Durán, del INE, explicó que en Santa Cruz, aproximadamente el 25% de niños y adolescentes está inserto en actividades económicas pagadas o no.

La presentación del informe, que comprende resultados de una encuesta del trabajo infantil 2008, contó con la participación de representantes de organizaciones e instituciones, que realizaron mesas de trabajo para aportar con sugerencias de cómo acabar con el trabajo infantil.

Algunos de los participantes, como la jefa de la carrera de Trabajo Social de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno, Rosario Caballero, lamentó que no se haya avanzado en la erradicación del trabajo infantil. ¿Cuánto se ha avanzado en los últimos 10 años? ¿Por qué sólo se presentó un diagnóstico y no se profundizó en las causas? fueron las preguntas que hizo.

De igual forma, Rosario Rosa Ressini, directora ejecutiva del Centro de Investigación y Documentación Santa Cruz, exhortó a tomar en cuenta algunos aspectos, como la pobreza, pues muchas veces el niño trabaja no sólo por ayudar a la familia, sino por sobrevivencia.

BUSCAN DESARROLLAR UN PLAN DE EMPLEO

En función de las características de las 23 peores formas de trabajo infantil que ha permitido identificar la encuesta y viendo que éstas atentan contra la salud física y emocional de los niños y adolescentes, es que se analiza la posibilidad de poner en marcha el plan “Mi primer empleo adolescente”.

Mabel Durán, comisionada nacional de erradicación progresiva del trabajo infantil, aclaró que no se trata de fomentar que más niños y adolescentes se sumen al trabajo infantil, sino más bien erradicar en forma progresiva esta situación. Asimismo, busca la protección del adolescente trabajador a partir de las normas y leyes que hay vigentes en el país.

Durán explicó que existen normativas, como el Decreto Supremo 29272, que establece Bolivia digna, soberana, productiva y democrática para vivir bien, en el cual se hace referencia al trabajo infantil. A ello se suma el Código Niño Niña Adolescente, que en sus art. 133 y 134 habla de ello, al igual que la CPE.