Internacional

Hacia el 51ºCongreso Eucarístico Internacional, Filipinas 2016

“Hoy hay una gran falta de esperanza en el mundo, por ello la humanidad necesita escuchar el mensaje de nuestra esperanza en Jesucristo. La Iglesia proclama este mensaje con ardor renovado, utilizando nuevos métodos y nuevas expresiones”, les dijo el papa Francisco, al recibir en la mañana de este sábado 27 de septiembre a los participantes de la Plenaria del Pontificio Comité para los Congresos Eucarísticos Internacionales.

El Santo Padre saludó en primer lugar a monseñor José Palma, arzobispo de Cebú, en Filipinas que será el anfitrión del próximo Congreso Eucarístico Internacional que se celebrará en enero de 2016.

Citando el Concilio Vaticano II, con las palabras de San Agustín, y tras reiterar la centralidad de la Eucaristía en la Iglesia, el Pontífice destacó también cuán significativo es el tema del 51 Congreso Eucarístico Internacional: “Cristo entre ustedes, la esperanza de la gloria”.

El tema del próximo congreso, “Cristo en ustedes, esperanza de la gloria, refleja perfectamente -observó el Pontífice- el lazo entre la Eucaristía, la misión y la esperanza cristiana. El Papa dijo luego que “hoy hay una gran falta de esperanza en el mundo, por ello la humanidad necesita escuchar el mensaje de nuestra esperanza en Jesucristo. La Iglesia proclama este mensaje con ardor renovado, utilizando nuevos métodos y nuevas expresiones. Con el espíritu de la ‘nueva evangelización’, la Iglesia lleva este mensaje a todos y, en especial, a los que, aun habiendo siendo bautizados, se han alejado de la Iglesia y viven sin referencia a la vida cristiana”.

El Santo Padre dijo además que “el 51º Congreso Eucarístico Internacional ofrece la oportunidad de experimentar y comprender la Eucaristía como un encuentro transformador con el Señor en su palabra y en su sacrificio de amor, para que todos puedan tener vida, y vida en abundancia”.

Este acontecimiento, prosiguió, “es ocasión propicia para redescubrir la fe como fuente de gracia que trae alegría y esperanza en la vida personal, familiar y social”.

“El encuentro con Jesús en la Eucaristía será fuente de esperanza para el mundo si, transformados por el poder del Espíritu Santo a imagen de Aquel que encontramos, acogemos la misión de transformar el mundo, dando la plenitud de la vida que nosotros mismos hemos recibido y experimentado, brindando esperanza, perdón, sanación y amor a cuantos lo necesitan. En particular a los pobres, a los desheredados y oprimidos, compartiendo sus vidas y anhelos y caminando con ellos en busca de una vida humana auténtica en Cristo Jesús”.

Para concluir el Papa dijo: “queridos hermanos y hermanas, encomiendo desde ahora el próximo Congreso Eucarístico Internacional a la Virgen María. Que ella proteja y acompañe a cada uno de ustedes, sus comunidades, y haga fecundo el trabajo que están haciendo ante el importante acontecimiento eclesial de Cebú. Les pido que por favor recen por mí y a todos los bendigo de corazón”.+