Internacional

Francisco pide por la paz mundial y habla de Irán

Pidió que Cristo alivie el sufrimiento de tantos hermanos nuestros perseguidos a causa de su nombre, en especial en Irak y Siria. Abogó por un mundo más seguro y fraterno

El papa Francisco clamó por la paz hoy, durante su mensaje “Urbi et Orbi”, en la plaza San Pedro, ante una gran multitud que aguantó una mañana lluviosa. Pidió “al Cristo victorioso” que alivie los sufrimientos “de tantos nuestros hermanos perseguidos a causa de su nombre”, aludiendo a las masacres de cristianos en Medio Oriente y África.

La máxima autoridad de la Iglesia Católica en el planeta, instó a la paz “en este mundo sometido a los traficantes de armas que ganan con la sangre de los hombres y las mujeres, tantas veces aliados con los poderes que deberían defender la paz”.

“Quién lleva en sí el poder de Dios, de su amor y su justicia, no necesita usar violencia, sino que habla y actúa con la fuerza de la verdad, de la belleza y del amor”, afirmó el papa ante la mirada atenta de miles de feligreses.

También hizo mención a las negociaciones que están manteniendo los países del G5+1 (Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Rusia y China, más Alemania) con Irán por el programa nuclear de Teherán, según cita AFP.

Francisco pidió ante todo paz “para la amada Siria y para Irak, para que cese el fragor de las armas y se restablezca la buena convivencia entre los distintos grupos que componen estos amados países” y eliminen las todavía formas existentes de esclavitud.

Clamó además por clamó por las víctimas de los traficantes del drogas, “que ganan con la sangre de los hombres y de las mujeres”. Bergoglio concluyó con “el anuncio consolante de Jesús: No teman, soy el resurrecto y estaré siempre con ustedes”.

Al concluir la misa Jorge Bergoglio abordó el papa móvil con el que dio la vuelta a la plaza saludando a los fieles, que lo recibieron efusivamente. Después entró en la basílica para subir al balcón central de San Pedro, llamado “de las bendiciones”.

Saludos de Pascua del Santo Padre:

Queridos hermanos y hermanas.

Deseo dirigir mis augurios de Feliz Pascua a todos ustedes que han venido a esta plaza de diversos países, como también a cuantos están conectados a través de los medios de comunicación social.

Lleven en a sus casas y a quienes encuentran el alegre anuncio que ha resucitado el Señor de la vida, llevando consigo amor, justicia, respeto y perdón.

Gracias por su presencia, por su oración y por el entusiasmo de su fe. Un pensamiento especial y agradecido por el don de las flores, que también este años previenen de los Países Bajos.

¡Feliz Pascua a todos!