Santa Cruz

FILEMÓN ESCOBAR | EXSENADOR Y EXIDEÓLOGO DEL MAS: «EVO DEBE MUCHO A LA IGLESIA»

Llegó a Santa Cruz para presentar el libro El evangelio es la encarnación de los derechos humanos. Será hoy, a las 19:00, en la Casa de la Cultura. Según él, los sacerdotes y las mujeres mineras son los artífices de la democracia que ahora disfrutan las actuales autoridades

– ¿Por qué un ateo defiende a la Iglesia de las agresiones del Gobierno y del MAS?
– Defiendo a la Iglesia porque me salvó el pellejo frente al Gobierno de René Barrientos, durante la masacre de San Juan, y por la presencia del Che Guevara en Bolivia. En esa época la represión de la dictadura era brutal. El actual cardenal Julio Terrazas era obispo de Oruro y todas las iglesias de Oruro, de Catavi y Siglo XX funcionaban como refugios para miles de compañeros trabajadores  mineros que pertenecían a sindicatos clandestinos y que eran protegidos por la Iglesia. Soy un sobreviviente de la brutal dictadura de ese periodo.

– ¿Cómo explica los ataques a la Iglesia?
– El presidente Evo Morales debe muchos favores al cardenal Julio Terrazas y al obispo de Cochabamba, Tito Solari. En mi libro escribo un capítulo sobre la época del Gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, que pretendía aplicar un plan militar para erradicar entre 7.000 y 8.000 hectáreas de coca, que fue publicado por EL DEBER. Ese periódico lo leí en Villa Tunari y Evo Morales y otros se alegraron, dijeron que responderían con estrategias guerrilleras. Conversé con ellos por más de cuatro horas para convencerlos de que la lucha armada no resultaría. Hablé con el cardenal, y enseguida Julio Terrazas se comunicó con Evo para advertirle que iban a salir derrotados y, si no desistían de sus intenciones, se produciría un baño de sangre. Por suerte, Evo hizo caso.

– ¿Cuándo se produce la ruptura entre el Gobierno y la Iglesia?
– Comenzó cuando Evo asume la Presidencia y califica al cardenal de Chapulín Colorado del imperialismo porque defendía el oriente boliviano.

– ¿Cómo es la relación actual?
– Es de ruptura. En este libro, El evangelio es la encarnación de los derechos humanos, recordamos que la Iglesia, junto a las mujeres mineras de Siglo XX, a fines de 1977 y principios de 78, inició una huelga de hambre para desmilitarizar un sector de los centros mineros, donde estábamos miles de exiliados, y para pedir elecciones democráticas. El arzobispo Terrazas apoya esa línea ideológica. La Iglesia moviliza a todo el país con huelgas de hambre en todas las parroquias. Hubo mensajes de solidaridad de la mayoría de los países y se propugna un movimiento por la democracia. Con una huelga de hambre se derrocó a la dictadura más larga del país, que duró siete años. Evo está en el Gobierno gracias a la lucha de la Iglesia, eso no se puede ignorar.

– Usted es uno de los ideólogos del MAS, ¿por qué se alejó del partido y del presidente?
– Evo Morales me expulsó, me acusó de ser agente de la CIA. Dijo que la embajada de Estados Unidos me pagó $us 400.000, pero aunque todo el mundo sabía que era mentira, nadie reclamó, ni los chapareños dijeron nada, a pesar de que era su ideólogo. Ahí uno se da cuenta de que Evo es un dictadorcito.

– ¿Qué pretende con este libro?
– Demostrar que la democracia es obra de la Iglesia y de las mujeres mineras, y que la generación que gobierna desde el Palacio de Gobierno, a excepción del ministro Wálter Delgadillo, no sabe lo que es estar perseguido por dictaduras militares ni de torturas. Ellos nacieron en la democracia.