Análisis

Fernando Rocabado: Por decoro e incompetencia el TSE debe renunciar

Cuando en Chile mostraron que había fallas imperdonables en el Censo Nacional de ese país, los responsables del mismo renunciaron y el Presidente abolió el Censo y se anunció la realización de uno nuevo, a la altura de las exigencias técnicas del evento. En Bolivia sucedió otro tanto y aún no tenemos los resultados del Censo 2012 o, por lo menos, no los encuentro en la página web del INE.

Traigo a colación esto, para mostrar una diferencia de conducta con relación a hechos de importancia pública que tienen que ver con la buena marcha de los países. Después de las elecciones nacionales realizadas el 12 de octubre, han llovido críticas de todo lado sobre los directivos del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE). Desde la Iglesia Católica, pasando por analistas, por la oposición y el oficialismo, todos han criticado la insolvencia y la lengua larga de los vocales de esta entidad, llamada a demostrar transparencia y eficiencia en el manejo de nuestro principal instrumento democrático, el voto popular.

Uno de los más duros críticos fue el propio presidente electo, Evo Morales, quien abiertamente denunció a uno de los vocales como un elemento negativo dentro del conjunto de vocales del TSE. Posteriores denuncias lo identificaron como alguien que ya tenía, previamente, dos denuncias de acoso sexual en esa institución.

El TSE que debe ser un equipo de trabajo, con predominancia técnica, es todo menos equipo. Todos son portavoces y cada quien pretende brillar frente a un micrófono, con ostensibles fallas por su baja preparación y su insolvencia técnica. Ellos mismos denuncian fallas en las sumas, en la limpieza de las computadoras (que no fueron cereadas, dicen), quieren decir que no se puso en cero a algunas computadoras antes de empezar la introducción de datos. Exactamente como cuando uno carga gasolina al auto, el encargado debe mostrar como parte del protocolo que la máquina está en cero. En fin, un sinnúmero de errores de procedimiento y de interpretación de estos vocales que dicen representar a diferentes sectores sociales del país, que los habrían nominado como representantes sindicales en medio de un organismo de alto contenido técnico.

Por esto los vocales no tienen idea de los tiempos requeridos para ir proporcionando los resultados. En el primer día todos nos quedamos con las ganas de ver los primeros avances oficiales, que nunca llegaron, y cuando comenzaron a darse fue todo en un ambiente confuso y desorientador.

La presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Wilma Velasco, terminó echando la culpa al responsable del área informática que, dice, fue colocado por influencia del Vocal que “está haciendo mucho daño” al TSE , como denuncia el Presidente. Por su parte, Antonio Costas, que fue Presidente de la Corte Nacional Electoral (CNE), dijo de manera tajante que el área informática del TSE “se aplazó” en su labor de cómputo.

Todo esto se suma al error más notorio e importante, cual es haber cambiado el nombre del Estado Plurinacional por el de Estado “Plurinominal” como figuró en casi 10 millones de papeletas de sufragio. Éste es un error tipográfico que ha sido producto de la irresponsable y no detallada revisión de las papeletas que, por su importancia, debieran ser revisadas en grande, en detalle y debieran ser sancionadas y lacradas por los directivos del TSE, teniendo su Presidenta la última palabra. Las responsabilidades en este caso, no pueden delegarse, tal como sucedió en el Censo chileno. Los errores de los técnicos y de procedimiento son también responsabilidad de los jefes, quienes no pueden lavarse las manos tratando de buscar un culpable entre los más débiles.

Tamaño error no es sólo una cuestión de forma, como dicen a la defensiva los vocales, es un error de fondo y es el comienzo del cúmulo de errores que nos muestran cómo maneja la cosa pública un grupo de ciudadanos con baja responsabilidad y casi ninguna capacidad para ese cometido.

El autor es consultor internacional en Salud Pública.