Internacional

FERIA JOVEN DE TURISMO

(CHILE/VALPARAISO) Con ocasión de la celebración de la Jornada Mundial del Turismo, promovida anualmente por la Organización Mundial del Turismo (OMT), la Escuela de Turismo del Instituto profesional DuocUC de Valparaíso, organizó la 1ª Feria Juvenil de Turismo Sostenible.

La Ceremonia de apertura contó con la presencia del padre Idenilso Bortolotto Vicepresidente del INCAMI, autoridades locales, académicas y del rubro turístico, además del padre Pedro Nahuelcura, Delegado de INCAMI para la Pastoral del Turismo de Valparaíso. El padre Idenilso Bortolotto, hizo una presentación del mensaje de la Santa Sede para esta ocasión.

En un Auditórium repleto de jóvenes y de empresarios del mundo turístico, el padre Idenilso recordó el lema de esta Jornada Mundial Turismo y sostenibilidad energética: propulsores del desarrollo sostenible”, y que está en consonancia con el presente “Año internacional de la energía sostenible para todos”, promulgado por las Naciones Unidas con el objetivo de poner de relieve “la necesidad de mejorar el acceso a recursos y servicios energéticos para el desarrollo sostenible que sean fiables, de costo razonable, económicamente viables, socialmente aceptables y ecológicamente racionales”.

Resaltó que el Mensaje Pontificio nos revela que el turismo ha crecido a un ritmo importante en las últimas décadas. Según las estimaciones de la Organización Mundial del Turismo, se prevé, según dijo, que durante el presente año se alcance el hito de los mil millones de llegadas de turistas internacionales, que ascenderán a dos mil millones en el año 2030. A éstos hay que añadir los números aún más elevados que supone el turismo local. Este crecimiento, que tiene ciertamente unos efectos positivos, puede suponer un serio impacto medioambiental, debido entre otros factores al consumo desmesurado de recursos energéticos, al aumento de agentes contaminantes y a la generación de residuos.

El documento de la Santa Sede se refiere a el concepto de “desarrollo sostenible” está ya arraigado en nuestra sociedad, y el sector del turismo no puede ni debe quedarse al margen. Cuando hablamos de “turismo sostenible” no nos estamos refiriendo a una modalidad más entre otras, como podría ser el turismo cultural, el de playa o el de aventuras. Toda forma y expresión del turismo ha de llegar a ser necesariamente sostenible, y no puede ser de otro modo. Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes quiere ofrecer su aportación, desde la convicción de que “la Iglesia tiene una Responsabilidad respecto a la creación y la debe hacer valer en público”.

No nos corresponde proponer soluciones técnicas concretas, pero sí hacer ver que el desarrollo no puede reducirse a simples parámetros técnicos, políticos o económicos. Recordó además que el Mensaje nos advierte que no podemos separar el tema de la ecología ambiental de la preocupación por una ecología humana adecuada, entendida como el interés por el desarrollo integral del ser humano. Así mismo, no podemos desligar nuestra visión del hombre y de la naturaleza del vínculo que les une con su Creador. Dios ha encomendado al ser humano la buena gestión de la creación. Es importante, en primer lugar, un gran esfuerzo educativo con el fin de promover “un cambio efectivo de mentalidad que nos lleve a adoptar nuevos estilos de vida”.

Es necesario cultivar la ética de la responsabilidad y de la prudencia, preguntándonos por el impacto y las consecuencias de nuestras acciones. En este punto, será importante animar tanto a los empresarios como a los turistas a que tengan en cuenta las repercusiones de sus decisiones y actitudes. Así mismo, es crucial “favorecer comportamientos caracterizados por la sobriedad, disminuyendo el propio consumo de energía y mejorando las condiciones de su uso”.

Todos los sectores implicados (empresas, comunidades locales, gobiernos y turistas) han de ser conscientes de la responsabilidad que les corresponde en vistas a alcanzar formas sostenibles de turismo. Es necesaria la colaboración entre todas las partes interesadas.

Concluyó su intervención el padre Idenilso recordando las palabras del Papa Benedicto XVI que “la nueva evangelización, a la que todos estamos convocados, nos exige tener presente y aprovechar las numerosas ocasiones que el fenómeno del turismo nos ofrece para presentar a Cristo como respuesta suprema a los interrogantes del hombre de hoy”.

Posteriormente y en sintonía con el Mensaje del Pontificio Consejo para esta ocasión, se realizó el signo de la Luz, donde alumnos que cursan el último año de las carreras de Turismo recibieron el signo de la Luz por parte del padre Pedro Nahuelcura quien llamó a los jóvenes y les recordó en este año de la Misión Joven están llamados a asumir esta tarea con especial vocación, siendo testigos de esperanzas en este nuevo areópago de Evangelización. Juntos a todos los asistentes se rezó la oración por Mundo del Turismo.

Luego vino una serie de conferencias relacionadas con el tema de la Jornada Mundial, con stands alusivos, demostraciones artísticas y étnicas.