La Paz

Fe y compromiso social, CEPROLAI conmemora su 41 aniversario

Dar testimonio de fe y compromiso social, es el baluarte del Centro de Promoción del Laicado “Ricardo Bacherer” CEPROLAI, que este seis de abril celebró una Eucaristía de Agradecimiento por su 41 aniversario, en un arduo caminar que va dejando huellas en la historia del laicado en Bolivia.
En estos tiempos fríos, tristes y partidos, las memorias de días que se pierden en las arenas del tiempo vuelven a nosotros con ímpetu para darnos el valor de continuar plasmando en las páginas de la historia del laicado nuevos relatos de valor, entrega y compromiso social.

Siguiendo los pasos de la historia de CEPROLAI

La historia, maestra de vida, nos muestra en sus páginas el paso de importantes personalidades como: Fernando Aguirre, Marta Urioste Aguirre, Teresa Rosazza, Jaime Virreyra, Enrique Ipiña, Esperanza Górriz y Basilio Bonaldi que, con su compromiso, conocimiento y entrega, dejaron huellas en el camino de construcción del Reino de Dios en nuestra Iglesia y sociedad. Esta cadena testimonial de evangelización nos permite recibir el mensaje de salvación y replicarlo dejando que los demás también puedan plasmar sus huellas en este caminar del laicado, afirmó la Directora de CEPROLAI, Erika Aldunate.
Por su parte, padre Basilio Bonaldi, permitió a los participantes del evento,  recorrer el camino de CEPROLAI a través de su testimonio. “Tuve la suerte de conocer a Marta a Fernando y a Teté, figuras que dieron un impulso increíble al Centro de Promoción del laicado y por supuesto, mantengo un recuerdo muy particular por Marta Bacherer por la donación de la casa actual de CEPROLAI.
Yo me acuerdo, además, con mucha lucidez, los grandes momentos de formación de laicos en las parroquias, me viene a la mente de manera muy clara cuando yo estaba en El Alto: en Satélite, Villa Dolores y Villa Adela, se vivían semanas enteras de promoción del laicado; luego, cuando volví de Italia, me tocó ser el delegado del obispo en un momento de ardua renovación del CEPROLAI.
Estos diez últimos años de camino no fueron fáciles, por la renovación permanente que nos exige la realidad en la que vivimos y por problemas de tipo institucional referidos al mantenimiento del mismo centro.
Sin embargo, yo tengo mucha confianza en el presente y en el futuro de este centro, porque creo que por un lado es bien necesario tener un centro así y segundo porque está guiado por una persona a la cual quiero mucho, Erika Aldunate, además creo haber dejado un directorio de personas capaces, generosas, competentes y muy identificadas con la mística de este centro y, por tanto, creo que se puede mirar el futuro con mucha esperanza.
Para un presbítero como yo, la colaboración, la relación fraterna, la amistad sin roles pre constituidos en un espíritu de diálogo, de aprecio mutuo y de colaboración, es necesaria, a mí me ha hecho muy bien, me mantiene con una espiritualidad sana, que es mi deseo que sea evangélica y cristiana. Por tanto, yo les deseo a todos mis colegas sacerdotes que puedan apoyar al CEPROLAI y tener una relación de franqueza que nace de la igual dignidad que todos tenemos desde nuestro bautizo y que viene antes de la ordenación sacerdotal.

CEPROLAI, y su caminar hoy

Padre Alfonso López, que presidió la mencionada Eucaristía, durante su homilía, sostuvo que CEPROLAI asumió y continúa asumiendo la misión de promover al pueblo de Dios, laicos y laicas, para continuar y construir una iglesia de hermanos de Jesús de amigos suyos. Servidores(as) constructores del reino en esta historia que nos toca vivir.
CEPROLAI trabaja conjuntamente con la Pastoral Universitaria Arquidiocesana PUNA, priorizando, la “formación y promoción” del laicado, no sólo en el área teológica o de fe, sino también en el área socio-política y de participación ciudadana, para que cada persona, cada comunidad, guiada por principios y valores evangélicos, pueda ejercer una ciudadanía activa y propositiva. Promueve también la formación en el cuidado del medio ambiente, nuestra única “casa común”, buscando hacer acciones que contribuyan a este cuidado.
El proceso iniciado por CEPROLAI es difícil de evaluar, como todo proceso formativo; han pasado por sus aulas miles de personas interesadas e interesantes, que a su vez han replicado lo recibido en sus parroquias, grupos, familias. Creemos que CEPROLAI ha contribuido a un laicado más maduro y consciente de sus responsabilidades y derechos, tanto en la sociedad como en la iglesia. Estamos conscientes del esfuerzo que ésta proyección demanda y nos sentimos comprometidos bajo la guía de nuestro Creador, sostuvo Erika Aldunate.

CEPROLAI cumple 41 años de servicio en: formación, reflexión y acompañamiento, tanto a la sociedad civil como al laicado, no sólo de la Arquidiócesis de La Paz, sino de muchas comunidades de Bolivia.