Internacional

Falleció un sacerdote boliviano en Tucumán

La comunidad arquidiocesana de Tucumán lamentó el fallecimiento del párroco emérito del Inmaculado Corazón de María, monseñor Santiago Villena, ocurrido a sus 79 años a causa del coronavirus.

La comunidad arquidiocesana de Tucumán despidió los restos de monseñor Santiago Villena, párroco emérito del Inmaculado Corazón de María, fallecido a sus 79 años a causa del coronavirus. Sus restos fueron cremados y recibieron sepultura en el templo del que fue párroco durante 33 años.

Monseñor Villena fue asesor de numerosos movimientos y grupos parroquiales y director espiritual de innumerables tucumanos. Por varios años se desempeñó como profesor del Seminario Mayor de Tucumán donde dictaba la asignatura Historia de la Salvación en el curso Introductorio. En 2018 ofreció la casa de la capilla San Antonio María Claret, que pertenecía a la parroquia, para que funcione allí la Casa Vocacional Santo Cura Brochero donde actualmente viven en comunidad los seminaristas del nivel introductorio.

Nació el 11 de mayo 1941 en Bolivia y se ordenó sacerdote el 1 de julio de 1967. Realizó su misión en la Argentina y abrazó el carisma de los Misioneros Redentoristas.

En lo comunitario, monseñor Villena realizó un ejemplar servicio a la Iglesia al abrir las puertas de la parroquia ubicada en Santiago 871, de la capital tucumana, para la devoción a San Expedito. Los 19 de cada mes, cientos de tucumanos hacen fila para orar al santo de las causas urgentes. Monseñor Villena le dio un lugar especial a la imagen, cerca del altar y dispuso que todas las ofrendas dejadas al santo sean compartidas con todos los necesitados de la comunidad y de las parroquias que estuvieran en las zonas más vulnerables. Con la mercadería que dejaban los promesantes, el sacerdote realizaba una gran tarea solidaria de ayuda a distintos comedores parroquiales y vecinales.

La misa exequial estuvo presidida por el arzobispo de Tucumán, monseñor Carlos Sánchez, en la mañana del lunes, sin asistencia de fieles, y fue transmitida por las redes sociales.+

Semblanza del  Padre  Santiago  Villena

11/05/1941 – 8/11/2020

PARROQUIA I.Czón de María: En el día de la fecha ha concluido su peregrinación terrena y ha vuelto a la Casa del Padre Celestial el Reverendo Padre Santiago Villena Leaño, Párroco de la Parroquia Inmaculado Corazón de María, luego de estar varios días internado. Confiamos al Buen Dios el alma sacerdotal de éste Presbítero que dedicó su vida al servicio de toda la Iglesia que peregrina en Tucumán. Tenía 53 años de sacerdote y fue un servidor fiel y abnegado para muchos fieles de distintas comunidades.
El Padre Santiago nació el 11 de mayo de 1941, en Sud Chichas- Bolivia. Ingresó a la Congregación del Santísimo Redentor (Padres Redentoristas) y fue ordenado sacerdote el 1°de julio 1967, luego pidió ser incardinado al clero de Tucumán, y fue recibido por Mons. Blas Victorio Conrero. el 16 de julio de 1971.
Ha ejercido el ministerio sacerdotal en la Parroquia Sagrada Familia con sede en Burruyacú desde el año 1969, siendo trasladado en el año 1985 a la Parroquia Nuestra Señora de Fátima, de esta Ciudad, y desde el año 1987 se desempeñaba como Párroco de la Parroquia Inmaculado Corazón de María, durante 33 años, siendo  asesor de numerosos movimientos y grupos parroquiales.
También fue designado en las siguientes funciones pastorales: Representante Legal en la Escuela de Manualidades y Colegio de “San Vicente De Paul” entre 1975-1984, en Alderetes; en la Escuela de Manualidades “Ntra Sra de Fátima”, en el año 1984; en la Escuela “1°de Mayo”, en el año 1984; y en el Colegio Secundario “Pío XII”, en el año 1985.
Estuvo como miembro del Consejo Presbiteral Arquidiocesano, y del Colegio de Consultores en varios períodos. Fue Pro-Canciller y luego Canciller y Secretario General de la Curia Diocesana. A su vez fue Capellán de las Hermanas Dominicas del Santísimo Nombre de Jesús- en el Convento de Santa Rosa en 1992.
Por muchos años fue profesor del Seminario Mayor de Tucumán, dictando la materia Historia de la Salvación en el curso Introductorio. Y en el año 2018 ofreció la casa de la capilla San Antonio María Claret para que funcione como Casa Vocacional “Santo Cura Brochero” para que vivan los jóvenes de la comunidad del Introductorio.
Sus restos fueron cremados en el día de la fecha y se recibieron sus cenizas en la tarde de hoy. El día lunes 9, el Arzobispo, Mons. Sánchez junto al clero concelebrará la Santa Misa a 9:00 hs, sin asistencia de fieles y transmitida por redes sociales.
Confiamos el alma de éste Ungido por el Señor en las manos del Creador y agradecemos a la Divina Providencia el regalo de éste pastor para nuestra comunidad Arquidiocesana. El Arzobispo de Tucumán junto a todo Presbiterio lo despiden con cariño, respeto y gratitud en la esperanza del Señor Resucitado que prometió la vida eterna a los creen en su Nombre, y ofrecen el Santo Sacrificio del Altar por su eterno descanso y, acompañan con sus oraciones y sinceras condolencias a los familiares, amigos y feligreses afectados por este luto. Reconocimiento especial merecen quienes lo cuidaron en este tiempo, tantos laicos de la comunidad como los profesionales de la salud que se prodigaron con profesionalismo por su estado de salud. Dios le recompense todo el bien que hicieron por su querido cura.
¡Que descanse en paz!

Fuente: AICA/ Parroquia del Inmaculado Corazón de María