Destacadas

Evo Morales visitará el Vaticano para fortalecer su amistad con Papa Francisco, mientras en Bolivia sigue considerando a los obispos como su principal oposición

El Presidente de Bolivia, Evo Morales, reelegido por tercera vez ( llegó a la Presidencia en el año 2006 y con su nueva victoria gobernará hasta el 2020), la próxima semana sostendrá un encuentro con el Papa Francisco en el Vaticano. Así lo confirmó Marcelo Elío, presidente de la Cámara de Diputados.

“Hay diferentes temas que van a abordar sobre la relación muy amistosa que tiene nuestro Estado y el mismo Presidente Evo Morales con el Papa Francisco, donde van a hacer una agenda de varios puntos que van a ir definiendo y se van a concretar y no descartamos una invitación al Papa Francisco al territorio boliviano”, explicó Elío.

En los últimos meses antes de las últimas elecciones la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) ha criticado la amedrentamiento que sufren las comunidades debido al “voto comunitario” y así mismo ha denunciado la utilización de los recursos de Estado que el partido de gobierno habría utilizado para su propaganda política; insinuando además la perpetuación en el poder de un solo partido político y la persecución política de la oposición.

Como era de esperar esos pronunciamientos públicos no fueron recibidos bien por Evo Morales, que volvió a acusar a los obispos de ser su principal oposición; además Evo Morales criticó duramente a algunas radios de inspiración católica como la misma “Fides” y la “Red Erbol” tildándolas de ser sus enemigas.

Desde que Evo Morales llegó a la Presidencia la relación con el Episcopado Boliviano se ha ido crispando cada vez más, y aunque el gobierno de Evo Morales ha tratado de silenciar las voces críticas a su sistema totalitario, comprando acciones en los principales medios de comunicación, todavía la voz del episcopado se ha dejado escuchar.

Esta será la tercera vez que Morales encontrará al Papa Francisco y un tema que tratarán será la invitación para que Papa Francisco visite Bolivia en los próximos años. Sin embargo, los que entienden de estos temas saben que una visita del Papa a un país como el nuestro requiere la invitación oficial del Gobierno por un lado, y de la Conferencia Episcopal por otro; es decir una coordinación clara y cercana entre estas dos instancias que por el momento parecen estar alejadas.