La Paz

Eucaristía de acción de gracias por el servicio pastoral de Mons. Juárez y aniversario de la ciudad de El Alto

Al conmemorar el XXVIII aniversario de la ciudad de El Alto, esta mañana se celebró una eucaristía de acción de gracias por un año más de vida de esta joven ciudad. Al mismo tiempo se dio gracias por los 25 años de servicio que realizó Mons. Jesús Juárez, arzobispo electo de Sucre, quien fue por estos años obispo de El Alto y que ahora empieza una nueva misión encomendada por nuestro Señor.

Esta celebración se realizo en la Catedral Virgen de la Candelaria de la zona Collpani, Mons. Juárez presidio la celebración acompañado de los obispos auxiliares Mons. Eugenio Scarpellini y Fernando Bascopé junto al clero diocesano y pueblo de Dios.

En su homilía dio gracias también por el servicio del Papa emérito Benedicto XVI, por los ocho años como cabeza de la iglesia y pidió a todo el pueblo de Dios orar por el nuevo sumo pontífice.

“Vine a El Alto con 44 años y me voy casi con 60, mas de 25 años pase en la ciudad de El Alto, la ciudad ha crecido en muchas cosas, pero lo que sigue faltando crecer es en la fe, así lo demuestra el himno de la ciudad: “El Alto es una ciudad bendita, suelo de Dios” sus ciudadanos son bendecidos por el Señor, tenemos que seguir por el camino de la bendición”.

Exhortó a profesar, celebrar, vivir y orar la fe que quiere decir vivir los contenidos fundamentales de la fe que encontramos en las enseñanzas de la iglesia, rezar el credo para proclamar y decir que creemos en Jesús, en el espíritu y en el pueblo de Dios que se llama iglesia.

Animó a que debemos aprender de las etapas de la vida en torno a la alimentación, así es la fe y los sacramentos en su edad y en su momento, la fe que la tenemos que convertir en vida como testimonio fundamental de la vida cristiana.

Al pueblo alteño: “que den gracias a Dios, por la vida de la ciudad de El Alto, manténgase unidos para que puedan progresar y lo que necesita es su propia integridad, dignidad para hacerse respetar, que no se olviden del Señor digan no a la violencia, inseguridad, ábranse al amor, a la fraternidad y que defiendan la justicia y todos repitan la misma experiencia de la primera comunidad”.