Internacional

Encuentro Mundial de la Juventud Indígena: Jóvenes indígenas compartiendo sus retos y esperanzas desde la fe

Con el lema: “Asumimos la memoria de nuestro pasado para construir la esperanza con valentía,” del 17 al 21 de enero, en Soloy, Comarca Ngäbe-Bugle, Panamá, se está realizando el Encuentro Mundial de la Juventud Indígena, que reúne a miles de jóvenes de países como Panamá, Guatemala, Brasil, México, Perú, Bolivia y Honduras.

navigate_before
navigate_next

Se trata de una verdadera fiesta de fe y alegría, centrada en Jesucristo desde la riqueza de las culturas indígenas, y ocasión de compartir los retos y esperanzas que de los jóvenes indígenas del mundo.

 

La gran sorpresa: el mensaje del Papa Francisco

Una gran sorpresa para los jóvenes indígenas fue el video-mensaje que les dirigió el Papa Francisco, en el que los animó a celebrar con alegría su fe en Jesucristo: “los felicito porque es la primera vez que se organiza un encuentro pre-jornada JMJ especialmente para los jóvenes de los pueblos indígenas, de los pueblos originarios, a nivel mundial. Un iniciativa que quiero agradecer a la sección de pastoral indígena de la Conferencia Episcopal de Panamá, apoyada por el CELAM.

Queridos jóvenes, los invito a que este encuentro, que reúne a cientos de jóvenes de diversos pueblos originarios sirva para reflexionar y celebrar su fe en Jesucristo desde la riqueza milenaria de sus propias culturas originarias. Los exhorto a que sea una oportunidad para responder a la invitación hecha a la juventud en otros momentos de ser agradecidos por la historia de sus pueblos, y valientes frente a los desafíos que les rodean para seguir adelante llenos de esperanza en la construcción de otro mundo posible. Volver a las culturas del origen. Hacerse cargo de las raíces, porque de las raíces viene la fuerza que los va a hacer crecer, florecer y fructificar. Además debe ser una forma de mostrar la cara indígena de nuestra iglesia en el ambiente de la JMJ y afirmar nuestro compromiso de proteger la Casa Común y colaborar en la construcción de otro mundo posible, más equitativo y más humano.

Sin duda, los temas que, según la agenda, van a ser objeto de la reflexión de ustedes, estimulan la búsqueda de respuestas desde la perspectiva evangélica, a tantas y tan escandalosas situaciones de marginación, de exclusión de descarte y empobrecimiento a las que están condenados millones de jóvenes, especialmente jóvenes de los pueblos originarios, en el mundo.

Que el actuar de ustedes, la conciencia de pertenencia a los pueblos de ustedes, sea una reacción contra esta cultura del descarte, contra esta cultura del olvido de las raíces, proyectada hacia un futuro cada vez más líquido, más gaseoso, sin fundamentos. Muchachos y muchachas ¡háganse cargo de sus culturas!, ¡háganse cargo de sus raíces!

Pero no se queden allí. Desde esas raíces crezcan, florezcan, fructifiquen. Un poeta decía que ‘todo lo que el árbol tiene de florido, le viene de aquello que tiene soterrado’: las raíces, pero las raíces llevadas hacia el futuro, proyectadas hacia el futuro. Ese es el desafío de ustedes hoy. Será un gusto para mí encontrarlos en Panamá, y mientras llega ese momento, les deseo el mejor de los éxitos y les doy mi bendición,” finalizó el Santo Padre.

Lema

Al terminar la JMJ de Cracovia, el Papa Francisco invitó a los jóvenes voluntarios a ser “la esperanza del futuro,” pero recordándoles que para ser esperanza es fundamental primero tener memoria: “memoria de mi pueblo, memoria de mi familia, memoria de toda mi historia”; pero también los llamó a una actitud en el presente que es el coraje; es decir, valentía para enfrentar las situaciones y sembraron cosas para el futuro. Por ello los jóvenes indígenas propusieron el lema: “Asumimos la memoria de nuestro pasado para construir la esperanza con valentía.”

La temática

El primer día del encuentro se enfoca en la memoria viva de nuestros pueblos, la Palabra sagrada y tradiciones que orientan para el camino por andar. En sintonía con el Evangelio, los abuelos ayudan vivir orgullosamente la identidad indígena a partir de los valores y tradiciones que se han recibido como herencia y bendición de Dios.

El segundo día se enfoca en la lucha por mantener armonía con la Madre Tierra desde la riqueza de nuestras culturas a la luz de Laudato Si’.

Y el tercer día el enfoque está puesto en la importancia de la participación activa de los jóvenes indígenas en la construcción del otro mundo posible, ofreciendo a nuestras comunidades y al mundo, nuestros talentos como jóvenes indígenas, para promover el “Buen Vivir” y que sea más evidente el Reino de Dios entre nosotros.

La dinámica diaria

Cada jornada comienza con un momento de alegría a través de la animación, el canto, la música y las danzas.

Posteriormente se tiene importante momento de encuentro con Cristo a través de la oraciones y cantos en los varios idiomas mientras que cada delegación pone un símbolo en un altar que resumen la memoria e identidad de nuestros pueblos.

Después de la oración se tiene el tema. Cabe destacar que después de cada tema se tienen momentos de compartir, en los que cada joven tiene espacio para expresarse y escuchar a los demás. El primer día, la señorita mexicana Fátima González de la Prelatura del Nayar, compartió que se siente muy orgullosa de pertenecer a una prelatura donde existen cinco culturas indígenas, lo cual me ayuda a ser más humilde y a relacionarme con la gente, acudiendo a realizar las Pascuas en lugares donde hay personas indígenas. Los que participamos de México estamos muy emocionados porque es la primera JMJ en la que participamos y esto nos motiva a buscar maneras nuevas de involucras a más jóvenes indígena a acercarse a Dios.

Pasando el medio día se tiene el festival, en el que hay actividades como mini-peregrinaciones, juegos ancestrales, deportes, actividades ecológicas, entre otras.

Por la tarde se realizan eventos culturales, organizados por los pueblos panameños Ngäbe, Bugle, Naso y Bribri y de los pueblos de los países del norte para el primer día; y por los pueblos panameños Guna, Emberá, Wounaan y los pueblos de los países del sur para el segundo día.

Jóvenes peregrinando

El sábado 19, los jóvenes indígenas saldrán a las 4 de la mañana en peregrinación a Cerro Viejo, en medio de cantos y alabanzas, de modo que a las 5:30 AM se tenga la oración para recibir al sol, importante para los pueblos originarios.

El domingo por la tarde se tendrá la misa de clausura, la cual contará con un ritual emberá de purificación durante la entrada, cantos y lecturas en los varios idiomas y el rito de envió a los varios países hacia la JMJ.

Datos interesantes:

  • Se trata del Primer Encuentro de jóvenes indígenas a nivel mundial.
  • A este encuentro participan más 360 jóvenes de 7 países.
  • La organización inició hace 2 años.
  • Los jóvenes participantes llegaron antes de lo esperado ante la alegría de este primer encuentro.
  • Soloy se encuentra a 430 kilómetros de la ciudad de Panamá.
  • La misa de clausura será presidida por el Cardenal José Luis Lacunza, quien estuvo presente al inicio del Encuentro y dio la bienvenida a los participantes.

Otra información para tener en cuenta

Este año 2019 fue declarado por la Organización de las Naciones Unidas como el “Año Internacional de las Lenguas Indígenas”, con la finalidad de “llamar la atención sobre la grave pérdida de estos idiomas y la necesidad apremiante de conservarlos, revitalizarlas, promoverlas y de adoptar nuevas medidas urgentes a nivel nacional e internacional”.

El Documento de Aparecida habla en varias ocasiones sobre los pueblos indígenas, pero particularmente en los números del 88 al 96. Además, hace un llamado a los jóvenes indígenas a ser evangelizadores sin perder su identidad, en el número 325: “Los jóvenes provenientes de familias pobres o de grupos indígenas requieren una formación inculturada, es decir, deben recibir la adecuada formación teológica y espiritual para su futuro ministerio, sin que ello les haga perder sus raíces y, de esta forma, puedan ser evangelizadores cercanos a sus pueblos y culturas”.

Fuente: Infodecom