Internacional

Encuentro ecuménico entre Francisco y Bartolomé en el Santo Sepulcro

(Jerusalén) Se llevó a cabo, esta tarde, en la basílica del Santo Sepulcro en Jerusalén el momento culminante de la peregrinación del papa Francisco en Tierra Santa: la celebración ecuménica entre el Pontífice y el patriarca Bartolomé que rememora al 50º aniversario del histórico encuentro entre el papa Pablo VI y el Patriarca Atenagora.

“No hagamos oídos sordos al fuerte llamamiento a la unidad que resuena precisamente en este lugar”, dijo el Santo Padre y aunque reconoció que “no podemos negar las divisiones que todavía hay entre nosotros, discípulos de Jesús, este lugar sagrado nos hace sentir con mayor dolor el drama”.

Ya han pasado 50 años desde el abrazo de aquellos dos venerables Padres, y el Santo Padre afirmó que “reconocemos con gratitud y renovado estupor que fue posible, por impulso del Espíritu Santo, dar pasos realmente importantes hacia la unidad”.

Después del encuentro privado en la Delegación Apostólica de Jerusalén que tuvo lugar esta tarde, el Santo Padre y el Patriarca Bartolomé se dirigieron al Santa Sepulcro para la Celebración Ecuménica.

En Papa entró en la plaza por la Puerta del Muristan, el Patriarca Ecuménico por la Puerta de Santa Elena, y se encontraron en el centro de la plaza. En el momento del abrazo fraterno sonaron las campanas.

En la Celebración Ecuménica participaron los Ordinarios Católicos de Tierra Santa, el arzobispo copto, el arzobispo siriaco, el arzobispo etiópico, el obispo anglicano, el obispo luterano y otros obispos.

El Papa Francisco y el Patriarca Ecuménico fueron recibidos por los tres superiores de la Comunidad del “Statu quo” (Greco-ortodoxa, Franciscana y Armenia Apostólica): el Patriarca Greco-Ortodoxo de Jerusalén, Theophilos III; el Custodio de Tierra Santa, el padre Pierbattista Pizzaballa; y el Patriarca Armenio Apostólico, Nourhan; quienes veneraron la “Piedra de la Unción”.

Oración ante el Santo Sepulcro

Acompañado del Patriarca Bartolomé y de los cantos del coro del Patriarcado ortodoxo de Jerusalén, el Papa se detuvo un momento para rezar de rodillas ante la piedra en la que se colocó al Señor Jesús luego de la crucifixión en la basílica del Santo Sepulcro.

En señal de respeto, el Santo Padre se quitó el solideo y besó con mucha devoción la piedra del Santo Sepulcro.

Luego de la intensa oración, ambos se pusieron de pie para dirigirse hacia el lugar en donde se realiza la ceremonia ecuménica.

Celebración ecuménica

La celebración fue introducida por las palabras de recibimiento de su beatitud Teófilo III, patriarca Greco-Ortodoxo de Jerusalén en nombre de las tres comunidades del “Statu quo”. Tras el canto del Aleluya y la proclamación del Evangelio de la Resurrección, el Patriarca Ecuménico y el Santo Padre pronunciaron sus discursos.

En primer lugar habló el Patriarca, quien indicó que “esta Tumba sagrada nos invita a vencer otro miedo que es quizás el más extendido en nuestra época moderna: el miedo al otro, el miedo a lo diferente, el miedo al que sigue otro credo, otra religión u otra confesión”. Por ello señaló que el fanatismo religioso “amenaza la paz en muchas regiones de la tierra, donde incluso el don de la vida es sacrificado en el altar del odio religioso”. En estas circunstancias -afirmó el Patriarca- el mensaje de la tumba vivificante es urgente y claro: amor al otro, al diferente, a los seguidores de otros credos y de otras confesiones.

Asimismo, señaló que hace 50 años el papa Pablo VI y el Patriarca Ecuménico Atenágoras “se liberaron del miedo que había prevalecido durante un milenio”. Como sucesores suyos, añadió, “hemos intercambiado un abrazo de amor, si bien nuestro camino hacia la plena comunión en el amor y en la verdad continúa, para que el mundo crea que no hay otro camino para la vida sino el camino del amor, la reconciliación, la paz auténtica y la fidelidad a la Verdad”.

Por su parte el Papa recordó que en este lugar el sepulcro vacío, “es el lugar de donde salió el anuncio de la resurrección”. Este anuncio, afirmó, “es el corazón del mensaje cristiano, trasmitido fielmente de generación en generación”. Y añadió que “lo que nos une es el fundamento de la fe, gracias a la cual profesamos juntos que Jesucristo, unigénito Hijo del Padre y nuestro único Señor”.

El Pontífice recordó que “cada uno de nosotros, todo bautizado en Cristo, resucitó espiritualmente en este sepulcro, porque todos en el Bautismo fuimos realmente incorporados al Primogénito de toda la creación, sepultados con Él, para resucitar con Él y poder caminar en una vida nueva”.

De este modo el Papa invitó a recibir la gracia especial de este momento: “Detengámonos con devoto recogimiento ante el sepulcro vacío, para redescubrir la grandeza de nuestra vocación cristiana: somos hombres y mujeres de resurrección, no de muerte”. Por esta razón ha exclamado el Papa: “¡No nos dejemos robar el fundamento de nuestra esperanza! ¡No privemos al mundo del gozoso anuncio de la Resurrección!”.

Será una gracia de resurrección, añadió el Pontífice que “siempre que nos pedimos perdón los unos a los otros por los pecados cometidos en relación con otros cristianos y tenemos el valor de conceder y de recibir este perdón, experimentamos la resurrección”.

Así como “siempre que, superados los antiguos prejuicios, nos atrevemos a promover nuevas relaciones fraternas, confesamos que Cristo ha resucitado verdaderamente”. Y finalmente “siempre que pensamos el futuro de la Iglesia a partir de su vocación a la unidad, brilla la luz de la mañana de Pascua”.

Para concluir Francisco pidió dejar a un lado los recelos que heredamos del pasado y abrir el corazón a la acción del Espíritu Santo, el Espíritu del Amor y de la Verdad “para marchar juntos hacia el día bendito en que reencontremos nuestra plena comunión”.+