Internacional

EMOTIVA MISA DE EXEQUIAS DEL PADRE RODRIGO ALLENDES, PÁRROCO DE SANTA CLARA EN SANTIAGO

Con una masiva eucaristía, al mediodía de este lunes 1 de agosto, presidida por monseñor Ricardo Ezzati, los fieles de la parroquia Santa Clara despidieron a su párroco, padre Rodrigo Allendes, quien se quitó la vida en la madrugada del sábado 30 de julio.

La misa fue concelebrada por el cardenal Francisco Javier Errázuriz, los obispos auxiliares monseñor Andrés Arteaga y monseñor Cristián Contreras Villarroel, el vicario de la Zona Sur, padre Miguel Hoban, entre otros vicarios episcopales y más de un centenar de sacerdotes.

El amplio templo de la parroquia Santa Clara se repletó de fieles, miembros de las diversas comunidades y pastorales, y también de otras parroquias e instituciones donde sirvió pastoralmente el P. Rodrigo Allendes, quienes quisieron así solidarizar y acompañar con sus familiares, especialmente con sus padres y hermanos.

Monseñor Ezzati afirmó en su homilía que “ciertamente todos nosotros hemos quedado profundamente conmovidos por la noticia que recibimos y por lo que acompañó la decisión de nuestro hermano”. Enfatizó que “el Señor nos ha hecho para la vida, y el don más grande que él nos ha regalado es justamente la vida. El camino de nuestro hermano es un camino que desde nuestra conciencia cristiana nos hace sentir el rechazo hacia un gesto que no sabemos cómo juzgar, pero que en sí mismo no es un hecho que el Señor quiera de nosotros”.

Enseguida, Monseñor Ezzati señaló que “a nosotros no nos corresponde juzgar a nadie, y menos juzgar a nuestro hermano frente a lo que él ha decidido. El juicio lo dejamos en manos de Dios, un Dios que es bondadoso, un Dios que nos justifica, nos conoce y nos ama. Lejos de nosotros cualquier juicio. No sería cristiano”, indicó.

El Arzobispo de Santiago expresó que “junto con declarar el valor inestimable de la vida, queremos también decir con fuerza que el juicio sobre nuestros actos, que nacen de nuestra libertad o nuestra pequeñez, es solamente de Dios. Queremos en el día hoy encomendar en las manos del Padre bondadoso la vida del padre Rodrigo”.

Durante el desarrollo de la eucaristía representantes de las diversas pastorales de la parroquia Santa Clara expresaron su reconocimiento y homenaje póstumo a la labor que desarrolló el padre Rodrigo Allendes durante sus dos años y medio de párroco, especialmente la labor realizada en medio de los jóvenes y entre las personas más necesitadas.

Terminado el oficio religioso, monseñor Ezzati presidió un responso por el eterno descanso de sacerdote y acompañó el féretro hasta la puerta del templo, desde donde partió el cortejo hasta el Cementerio Católico, donde sus restos fueron sepultados en medio del dolor, la emoción y la gratitud de los familiares y de una gran cantidad de fieles.