Internacional

El Papa saludó a los argentinos por fin de año

(Buenos Aires / Argentina) El cardenal argentino Leonardo Sandri, prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales y miembro de la Comisión Pontificia para América Latina (CAL), transmitió a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner el saludo del papa Benedicto XVI para todos los argentinos, en un encuentro protocolar que mantuvieron anoche en la Casa Rosada. Fuentes gubernamentales informaron que el purpurado argentino manifestó ante la jefa de Estado ¨la alegría¨ porque el pesebre del Vaticano esté siendo exhibido en Buenos Aires en el Museo del Bicentenario, y expresó su emoción de ver ¨una Argentina llena de fe¨. Además le obsequió a un Niño Jesús con su corona. También participó del encuentro con la primera mandataria el nuncio apostólico, monseñor Emil Paul Tscherrig.
     
El cardenal argentino Leonardo Sandri, prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales y miembro de la Comisión Pontificia para América Latina (CAL), transmitió a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner el saludo del papa Benedicto XVI para todos los argentinos, en un encuentro protocolar que mantuvieron anoche en la Casa Rosada.

Fuentes gubernamentales informaron que el purpurado argentino manifestó ante la jefa de Estado “la alegría” porque el pesebre del Vaticano esté siendo exhibido en Buenos Aires en el Museo del Bicentenario, y expresó su emoción de ver “una Argentina llena de fe”.

También participó del encuentro con la primera mandataria el nuncio apostólico, monseñor Emil Paul Tscherrig.

Durante la audiencia celebrada en el despacho presidencial, el cardenal Sandri, de 69 años, le obsequió a la Presidenta un Niño Jesús con su corona.

En el encuentro también estuvieron presentes el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina; el canciller Héctor Timerman; el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro; el secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli; y el secretario de Culto, Guillermo Oliveri.

Leonardo Sandri se ordenó sacerdote en 1967 y su primera misión fue como secretario del cardenal Juan Carlos Aramburu, en 1970 fue enviado a Roma para continuar sus estudios eclesiásticos y en 1974 ingresó en el servicio diplomático de la Santa Sede.

El purpurado argentino, de 69 años, fue quien anunció al mundo la triste noticia de la muerte de Juan Pablo II en la Plaza San Pedro, el 2 de abril de 2005.+