Internacional

El Papa reitera que tomó la decisión de renunciar por el bien de la Iglesia

(Ciudad del Vaticano) Benedicto XVI reiteró este miércoles, durante su primera aparición pública después del sorpresivo anuncio de su renuncia, que tomó la decisión “por el bien de la Iglesia”.

Ante unas 3.500 personas presentes en el aula Pablo VI, Benedicto XVI habló de su dimisión al pontificado a partir del 28 de febrero.

“Queridos hermanos y hermanas, como saben, he decidido renunciar al ministerio que el Señor me confió el 19 de abril 2005. Lo he hecho en plena libertad para el bien de la Iglesia, después de haber orado largamente y tras examinar mi conciencia delante de Dios”, subrayó.

El Papa dijo ser “consciente de la gravedad del hecho, pero también de no ser capaz de llevar a cabo el ministerio petrino con la fuerza física y el espíritu que requiere”.

El Pontífice agradeció a los presentes, que lo ovacionaron gritando su nombre y lo aplaudieron al ingresar para la audiencia general de los miércoles.

“Me apoya y me ilumina la certeza de que la Iglesia es de Cristo, el cual nunca le hará faltar su guía y su cuidado. Gracias a todos por el amor y la oración con que me han acompañado”, y pidió que este amor se haga extensivo al “futuro papa”.

“El Señor nos guiará”, concluyó antes de su habitual catequesis.

Benedicto XVI anunció el lunes su renuncia al pontificado “por falta de fuerzas” y seguirá su vida en un convento de clausura. Esto abrirá un período de sede vacante y obligará a convocar a un cónclave, muy probablemente para mediados de marzo, para elegir a su sucesor en la cátedra de Pedro.

La imposición de cenizas será en la Basílica de San Pedro
Ante la previsible asistencia multitudinaria, el Vaticano trasladó la celebración del rito del Miércoles de Ceniza, a la Basílica de San Pedro.

El Pontífice presidirá la procesión penitencial, la misa, la bendición y la imposición de las cenizas en la Basílica de San Pedro y no, como los años anteriores, en la iglesia de San Anselmo y/o en la basílica de Santa Sabina, de Roma.+