Internacional

El Papa clausuró el Congreso de Scholas con una inédita videoconferencia

El Papa Francisco clausuró la tarde de este jueves el IV Congreso Mundial de Scholas Occurentes, la red de escuelas para el encuentro que agrupa a 400.000 instituciones educativas.

Durante la clausura, el Papa conversó en video conferencia en forma coloquial y afectuosa con 7 jóvenes que tienen diferentes discapacidades, y animó a “no asustarse nunca” ante las dificultades, a salir adelante tendiendo puentes porque la vida es un tesoro que sólo tiene sentido si se dona.

Por último, el Papa Francisco aseguró que “no vamos a cambiar el mundo si no cambiamos la educación” y rindió homenaje a los profesores del mundo:

“Les agradezco los aportes que nacen de la experiencia… Una cosa que me preocupa a mí mucho, es lograr armonías, que no es simplemente lograr compromisos, lograr arreglos, lograr entendimientos parciales. Armonía es de alguna manera crear entendimiento de diferencias, aceptar las diferencias, valorar las diferencia y dejar que se armonicen que no se fragmenten… no vamos a cambiar el mundo si no cambiamos la educación”.

Para ello, el Pontífice señaló que es necesario crear puentes, finalidad principal de Scholas Occurrentes:

“Scholas quiere de alguna manera reintegrar el esfuerzo de todos por la educación, quiere rehacer armónicamente el pacto educativo, porque solamente así, si todos los responsables de la educación de nuestros chicos y jóvenes nos armonizamos podrá cambiar la educación y para eso Scholas busca la cultura, el deporte, la ciencia; para eso Scholas busca los puentes, sale de lo pequeño y va a buscarlos más allá y hoy día está manejando en todos los continentes esta interacción, este entendimiento.

Además, el Santo Padre afirmó que la educación debe ser integral, buscando la armonía en la formación de la persona humana:

“Pero además lo que busca Scholas es armonizar la misma educación de la persona del chico, del muchacho, del educando, no es solamente buscar información, el lenguaje de la cabeza, no basta. Scholas quiere armonizar el lenguaje de la cabeza con el lenguaje del corazón y el lenguaje de las manos. Que una persona, que un chico, que un muchacho piense lo que siente y lo que hace, sienta lo que piensa y lo que hace, haga los que siente y lo que piensa; esa armonía en la misma persona en el educando y esa armonía universal de tal manera que el pacto educativo lo asumimos todos y de esa manera sacamos de esta crisis de la civilización que nos toca vivir, ¿no?

Por este motivo, el Papa animó a tener presente la tradición cultural de cada pueblo y la importancia que tiene en la educación de los jóvenes:

“Y damos el paso que la misma civilización nos exige, cada uno de los pueblos que integran Scholas tienen que buscar en su tradición histórica, su tradición popular las cosas fundacionales… Volver a las cosas culturales que nos dieron sentido, que nos dieron la primera unidad de la cultura nacional de los pueblos, recuperar lo que es más nuestro cada uno de los pueblos para compartirlos con los demás y armonizar lo más grande, eso es educar para la cultura. Además hay que ir a buscar lo fundacional de la persona, la sanidad fundacional, la capacidad lúdica, la capacidad creativa del juego. El libro de la Sabiduría dice que: “Dios jugaba, la sabiduría de Dios jugaba”, redescubrir el juego como camino educativo, como expresión educativa. Entonces ya la educación no es meramente información, es creatividad en el juego, esa dimensión lúdica que nos hace crecer en la creatividad y en el trabajo en conjunto”.

Antes de concluir su mensaje, el Papa Francisco invitó a educar a través del arte y del juego:

“Finalmente buscar en cada uno de nosotros en nuestros pueblos la belleza, la belleza que nos funda con nuestro arte, con nuestra música, con nuestra pintura, con nuestra escultura, con nuestra literatura, lo bello. Educar en la belleza, porque armonía dice belleza y no podemos lograr la armonía del sistema educativo, sino tenemos esa percepción de la belleza… Yo les agradezco todo lo que ustedes hacen y como colaboran en este desafío que es creativo, creativo del pacto educativo, recrearlo porque así recreamos la educación. Creativo de la armonía de la persona entre los tres lenguajes: el de las manos, el del corazón y el de la mente. Creativo en la dimensión lúdica de una persona que saben perder el tiempo en el trabajo conjunto del juego, creativo en la belleza que ya encontramos en los fundamentos de las identidades nacionales que estamos todos juntos… Así que les agradezco por lo que hacen por el futuro, porque decir chicos, es decir futuro. Muchas gracias”.

Al finalizar la ceremonia, el canciller de la Pontificia Academia de las Ciencias, monseñor Marcelo Sánchez Sorondo destacó la importancia de este proyecto en el corazón del Papa.