Tarija

El museo de San Roque, tres siglos de devoción al santo patrono en Tarija

El museo de San Roque de Tarija fue creado en base a los aportes que por más de un siglo han ido haciendo los devotos del santo patrono en la Fiesta Grande de Tarija. Una devoción que se manifiesta principalmente en donar ricas vestimentas para el santo.

“La gente lo viste a San Roque en la gloria, en el paraíso”, explica el padre Garvin Grech, párroco de la iglesia, al detallar la calidad de los vestidos que están costurados en base a ricas telas y bordados con mucho arte y en hilos de oro y plata.

Explica que San Roque fue un santo que usaba vestimentas sencillas como corresponde a su carácter de seguidor de San francisco de Asís y así se lo observa en las imágenes que se hacen de él. Señala que la riqueza de los trajes que se conservan en el museo tiene que ver con la devoción de la gente que a modo de promesa hacía costurar estas vestimentas para donarlas buscando que el santo las luzca año tras año.

La imagen de San Roque es una imagen que fue creada por un artista mestizo. Mide un metro con 20 centímetros y ha sido hecha en madera. Es una imagen que además de su valor religioso tiene una riqueza cultural e histórica importante, ya que es una de las pocas obras de arte que quedan aún y que dan una muestra de lo que fue este tipo de arte en el siglo XVIII.

De acuerdo al padre Garvin Grech, se han utilizado diferentes maderas de procedencia potosina. Recientemente la imagen fue restaurada en un procedimiento que se prolongó por más de un año y que fue realizado por expertos restauradores, quienes han trabajado en la restauración de diferentes imágenes religiosas en otros lugares del país, según explica el religioso carmelita.

En el museo se pueden observar partes de la imagen que quedaron luego de la restauración y en las que se observa el daño que fue sufriendo la imagen producto del paso del tiempo, la falta de cuidados apropiados y de las termitas.

“El brazo estaba unido por clavos que no son de la época en la que se hizo la imagen por eso sabemos que se los pusieron posteriormente para sujetar lo que se había roto”, detalla.

La imagen fue moldeada proporcionalmente a la figura humana y en un tamaño muy aproximado al natural, por lo que las vestimentas en el museo lucen como hechas para un San Roque vivo.

Las hay de muy diversos colores pero todas siguen un mismo diseño que contempla la camisa, el sayal, la capa y la peregrina de Santiago. La data de las vestiduras más antiguas es de fines del siglo XIX y fueron donadas por familias de la ciudad entre las que destaca la de Moisés Navajas, rico comerciante a quien se debe también la Casa Dorada y el Castillo Azul, obras de arte de la arquitectura en Tarija.

La imagen principal de San Roque se conserva en el templo que lleva su nombre y del cual sale año tras años durante las procesiones de los promesantes chunchos que se dan entre agosto y septiembre como parte de la Fiesta Grande de Tarija.
Otra imagen de San Roque en un tamaño más reducido se puede apreciar en el museo, de cuyas manos cuelgan los símbolos de la vestimenta de los chunchos.

También se puede apreciar una pintura del artista Nico Camponovo en la que se muestra a San Roque mostrando sus heridas y con su fiel perro a su diestra.

Además en el museo de San Roque se aprecia una vestimenta antigua de chuncho, que perteneció a don Aurelio Arce, quien vivió entre 1882 y 1971 y fue un importante preservador de la tradición de los chunchos promesantes como la manifestación más grande de la devoción a San Roque en Tarija. Don Aurelio Arce fue seguidor de la tradición a la muerte de su padre, don Rafael Arce. Y a su vez, a don Aurelio lo sucedió su hijo, Humberto Arce.

Otros objetos interesantes y valiosos son las vestimentas y estolas sacerdotales que utilizaron los párrocos de la iglesia en los siglos pasados. En diferentes colores y materiales se puede apreciar en ellas el paso del tiempo.

El museo fue creado en 2007 para resguardar el patrimonio de la iglesia de San Roque y fue instalado en la casa parroquial construida en 1908 luego de la llegada de los monjes carmelitas a Tarija. No está abierto al público debido a la falta del personal necesario para su custodia y la de los objetos de valor que en él se preservan.

LA GRAN RIQUEZA DEL MUSEO RELIGIOSO

Vestiduras de San Roque
El museo contiene todos los elementos relacionados con la devoción al santo en Tarija iniciada en el siglo XVIII y que se concentra en el templo, aledaño al museo. Ahí se exponen las vestiduras de San Roque.

Objetos litúrgicos
En el lugar también se conservan otros objetos litúrgicos, en especial vestiduras sacerdotales de diferentes épocas y candeleros, además de libros de contenido religioso y una urna con tierra traída de Montpellier en Francia.

Partes de la imagen
También se exhiben partes extraídas de la imagen original de San Roque durante la restauración realizada por los expertos Justo y Julio Chambi Alarcón. En la muestra se aprecia el deterioro y los variados intentos de refacción que sufrió la imagen.