Análisis

EL CAMBIO DE HUSO HORARIO

A principios de septiembre, aunque todavía se evalúa la medida, los bolivianos tendremos que ajustar los cronómetros, porque se tiene previsto adelantar en una hora el huso horario en todo el país mediante un decreto ley, con el propósito de optimizar el uso de la luz natural para ahorrar energía eléctrica en aproximadamente 20 MW diarios.

El proyecto de ley plantea el cambio de horario entre los meses de septiembre de 2011 y marzo de 2012, que es cuando se produce la mayor demanda de energía en el país. Sobre el tema, el diputado cruceño Carlos Subirana presentó un proyecto de ley a la Asamblea Plurinacional para que el cambio rija en todo el país y así no se vean perjudicadas las empresas que trabajan a escala nacional por horarios distintos en cada departamento.

El legislador justificó la medida, porque en invierno persiste la oscuridad a las seis de la mañana, pero en verano, a esa misma hora, ya es de día; por tanto, en las noches se consume más energía sin necesidad.

Entonces, la normativa buscará que todas las actividades, desde las empresariales hasta las escolares, aprovechen más la luz solar durante el verano, que es cuando amanece más temprano. Con ello, se ahorrará cerca del 7% del consumo nacional.

El ahorro energético previsto en ambos proyectos, según expertos, representará aproximadamente $us 6 millones solo en época de verano, pero si la medida es aplicada todo el año, el ahorro llegará a los 10 millones. En ese sentido, un pormenorizado análisis de las propuestas explica que con solo aplicar la medida en el oriente se aliviará de manera significativa al Sistema Interconectado Nacional (SIN), puesto que la demanda de la Cooperativa Rural de Electrificación (CRE) –que distribuye energía en la ciudad de Santa Cruz y otras áreas del departamento conectadas al SIN– llegará este año a los 425 MW de los 1.096 MW del consumo nacional.

El cambio proyectado se aplicará en los horarios de entrada y salida a las fuentes de trabajo tanto públicas como privadas y entidades educativas, especialmente, ya que en Santa Cruz el mayor consumo energético se produce desde septiembre, que es cuando empiezan a arreciar los días de calor.

El parlamentario cruceño adelantó también que si el Gobierno central no implementa el cambio en el huso horario, regionalmente se lo tendrá que hacer porque Santa Cruz consume el 36% de la energía de toda Bolivia.

Pese a los esfuerzos, empero, es preocupante la situación porque la medida no es una solución real y definitiva al problema del abastecimiento de energía eléctrica, ya que solo se trata de un paliativo y se la prepara precisamente cuando representantes del Poder Ejecutivo aseguran que no habrá más racionamiento de energía en el país, lo cual provoca mayor incertidumbre en la población, pues se la debió planificar con mayor anticipación, de modo que las industrias que trabajan en doble o triple turno se organicen de manera que sufran en menor intensidad el perjuicio.

De igual manera, los responsables deben planificar con tiempo para ir viendo la posibilidad de comprar o alquilar nuevas turbinas, a fin de que al año no estemos en los mismos aprietos. ¡Hasta la próxima!

* Comunicador