Internacional

EL ARZOBISPO ARANCIBIA NARRA SU VISITA A LA MISIÓN EN BOLIVIA

(MENDOZA) A mediados del pasado mes de diciembre de 2011, el arzobispo de Mendoza, monseñor José María Arancibia, viajó a Cochabamba, Bolivia, para presidir la clausura de la Misión que la arquidiócesis mendocina mantiene desde hace dos años en aquella región de Bolivia.

El mismo arzobispo narra su viaje y actividad en esos días en el vecino país.

“En este mes de diciembre  -dice monseñor Arancibia-,  he tenido el inmenso placer de estar unos días en la arquidiócesis de Cochabamba (Bolivia), con el padre Michael Belmont. El viaje tuvo como objetivo la misión que nuestra arquidiócesis mantiene allá desde hace dos años. Una nueva ocasión, por lo tanto, para renovar y alentar el espíritu misionero de esta Iglesia particular de Mendoza.

“El sábado 18 celebramos Misa de primeras comuniones y confirmaciones, en el barrio Santo Domingo de Quillacollo, en donde las misioneras laicas mendocinas, Sandra y Gabriela, completaban allí sus dos años de servicio misionero. Fue una alegría comprobar el gozo con el que la gente del barrio agradecía su presencia, testimonio y acción evangelizadora. Este barrio está ubicado a unos dos kilómetros del santuario de Urcupìña, donde pudimos encomendar a la Virgen todas las familias bolivianas que viven y trabajan en Mendoza.

“Al día siguiente, domingo 19, subimos hasta la zona de Vacas, en la montaña, para visitar la parroquia de Santa Bárbara. Allí también las misioneras nombradas han estado yendo mes a mes. Este es, además, el lugar donde misioneros mendocinos laicos y algunos sacerdotes retornarán el próximo enero, para realizar como el año pasado una misión de verano por las pequeñas y numerosas comunidades de la zona.

“Durante el tercer día hemos podido dialogar con los párrocos y el señor arzobispo Don Tito Solari, evaluando la tarea cumplida y programando los pasos siguientes.

“Al comunicar con alegría estas noticias, ruego a todos que sostengan con su oración esta misión, que  -junto con otras misiones-  expresa la respuesta de nuestra arquidiócesis al Señor, que nos envía a llevar el Evangelio por todas partes, y en especial a los más pobres y alejados.