Internacional

El arquero de Costa Rica le pide a Dios que ponga un ángel en cada poste

El arquero de Costa Rica es noticia casi tanto como su selección: luego de eliminar a Grecia en octavos de final de la Copa del Mundo, Keylor Navas –que debió atajar una serie de penales- atrajo la atención de la prensa mundial, y ante una consulta sobre su estrategia para detener los disparos, afirmó: “Le pido que me ponga un ángel a cada lado, en cada poste”.

Navas dejó traslucir su fe durante una entrevista: “Para mí Dios es lo primero y luego mi familia. Es mi forma de vivir, mi forma de ver las cosas. Me permiten vivir feliz. Hablo con Dios y le pido que me ayude. Le digo que todo lo que voy a hacer en el partido es para su gloria. Le pido que me ponga un ángel a cada lado, en cada poste, y que esté detrás mío para que todo salga bien. Me aporta confianza, tranquilidad. Si he llegado hasta la cancha es porque Él lo quiso y lo disfruto al máximo”.

Navas, que en diciembre cumplirá 27 años, ataja en el club Levante, de España. Pertenece a una denominación evangélica. En una entrevista al sitio de su club, señaló que su pasaje favorito de la Biblia es «¿Acaso yo busco la aprobación de los hombres, en vez de la aprobación de Dios? Si buscara la aprobación de los hombres, ya no sería un hijo de Dios».

En ese sentido, el arquero, conocido por arrodillarse y rezar con los brazos levantados antes de cada encuentro, advirtió que “muchas veces la gente se puede burlar de uno por creer en Dios”, y relató que en muchos estadios fue insultado por arrodillarse a orar. “Si me importara lo que la gente piensa de mí, dejaría de recordar ese pasaje”, expresó.

“Tengo mi fe firme en mi forma de vivir, creo que no le hago ningún daño a nadie. Respeto la forma de vivir de todas las personas. Lo que Dios diga para mí es lo más importante y ese pasaje cambió mi vida, antes de conocerle y tener mi relación con Él. Uno puede preocuparse sobre qué piensa la gente si hago un cambio en mi vida o tomo otra manera de ver las cosas. Y en cambio ese pasaje a mí me dio fe”, añadió.

En ese sentido, afirmó que su futuro futbolístico no le distrae. “Yo lo pongo todo en manos de Dios. Sólo Él va a saber dónde estaré en un futuro. Sólo puedo hablar del presente. Mi presente es el Levante UD, donde estoy disfrutando de poder jugar, que es algo que anhelaba hace tiempo. Estoy a gusto en Valencia con mi familia y contento de que las cosas le vayan bien a mi equipo”.+