La Paz

“El amor de Dios debe ser propagado en todo el mundo” Mons. Oscar Aparicio

Mons. Oscar Aparicio, presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana en su homilía   correspondiente del domingo 26 de octubre del 2014 desde la Basílica de San Francisco remarcó que: amar a Dios con toda la mente, el alma y el corazón y al prójimo como a nosotros mismos es la clave de la felicidad.

Audio:

 

Homilía

 

Hermanos y hermanas

La palabra que nos ofrece le Señor hoy es una invitación a responder generosamente con amor, lo que él mismo nos da a cada uno. El Dios en el que creemos es un Dios que se preocupa de nosotros y nos ama profundamente. Su mayor atención está en los seres humanos. Y exige que respondamos con generosidad con amor.

Por ejemplo el anterior domingo veíamos la invitación de anunciar el Reino de Dios, como la buena noticia del amor de Dios que debe ser propagado en el mundo entero. Lo que hemos escuchado hoy es algo fundamental para nuestra vida. Jesús siendo interpelado por un doctor de la ley responde de modo tan sabio, ¿cuál es el primer mandamiento del ser humano? Él responde amar a Dios con toda el alma, la mente, las fuerzas. En esta vida es lo primero. Pero Jesús va más allá, este amor se traduce en el amor al prójimo.

El prójimo es el que tenemos a nuestro lado, los seres humanos con quienes compartimos en este mundo y sobre todo aquellos que son los más necesitados. Por eso la dimensión de la cruz es muy evidente. La línea vertical que responde al amor de Dios y la línea horizontal que debe llegar a los hermanos como lo hizo Jesús quien abre sus brazos en la cruz. Si decimos que amamos a Dios y no amamos a los hermanos, mentimos.

Mensaje del Sínodo de la Familia

En el sínodo extraordinario de la familia ha sido ese espíritu el que ha dominado. Los desafíos que tienen que enfrentar hoy la familia. Ha sido un tiempo de reflexión y de escucha. De mirar la realidad de las familias hoy. La Iglesia ha reconocido en primer lugar el valor de la familia. Hoy aquí en Bolivia tenemos que agradecer el testimonio de muchas familias que viven la entrega, la fidelidad que viven día a día.

En la familia es donde se puede vivir el amor a Dios y el amor al prójimo, aquí es donde podemos llevar adelante el proyecto de Dios. Agradecemos y saludamos a esas familias. Y en ese contexto, el Papa ha enviado su bendición a Bolivia.

Ejemplos de fidelidad y entrega a los demás

Hermanos si yo quisiera buscar ejemplos del amor de Dios una de ellas sería el Papa Francisco. Lo mismo aquí en Bolivia una figura que ha vivido este amor es el cardenal Julio Terrazas. Por eso lamentamos que estos días ambos hayan sido foco de ataques injustos. Como decía la misma conferencia episcopal lamentamos que debido al desconocimiento de su trayectoria o por otros intereses se realicen estos ataques injustos. Como Iglesia respaldamos firmemente su testimonio de vida y palabra profética a favor de los hermanos más necesitados y de la justicia social.