Sucre

Dolor y llanto en la Iglesia por muerte de seminaristas en Sucre

UNA CAMIONETA DEL ARZOBISPADO SE EMBARRANCÓ 100 METROS. 

Monseñor Juárez pidió orar para que el Señor envíe más jóvenes para servir a Cristo. 

Con una misa de cuerpo presente en la capilla del Seminario San Cristóbal los feligreses católicos, familiares y amigos le dieron el último adiós a Francisco Tardío Vera y Juan Beltrán Martínez que fallecieron ayer, en un trágico accidente camino a Yamparáez. El arzobispo de Sucre, Jesús Juárez, afirmó que ellos ahora están con el Padre gozando de su reino y la comunidad católica orará para que sus familias tengan paz.

Al promediar las 18:30, se celebró la eucaristía con bastante gente. El dolor era latente; con lágrimas en los ojos, muchos de ellos rezaron por la paz de las almas de los dos seminaristas que fallecieron en el accidente que sucedió ayer en la frontera municipal de Sucre y Yamparáez.

“Mañana (hoy, fiesta de Corpus Christi), con una celebración eucarística, recordaremos el cuerpo de Cristo, y ahí vamos a hacer realidad la vida de estos dos jóvenes porque Jesús dice ‘el que coma de este pan vivirá para siempre’, y los seminaristas alimentados con el cuerpo y la sangre de Cristo están viviendo con el Señor en la casa del Padre y nosotros les acompañaremos con el congreso eucarístico rezando por ellos”, manifestó Juárez.

Después de la misa, el cuerpo de Francisco fue trasladado hasta Yacuiba de donde era oriundo, entre tanto Juan fue llevado a Sopachuy su tierra natal, ambos para su supultura.

Luego de la eucaristía, el prelado dijo: “Ahora nos preguntemos, si el Señor se llevó en su infinita misericordia a dos seminaristas a la casa del Padre, que nos envíe muchos más jóvenes que abran su corazón y digan ‘voy a continuar con la misión de éstos dos jóvenes que querían llevar su vida a su plenitud’, oremos por las vocaciones que los papás no impidan a sus hijos seguir el camino del Señor y ayuden a encontrar la vocación de ellos”, concluyó.

EL ACCIDENTE

Al promediar las 10:30 de ayer, la camioneta marca Mitsubishi de color plomo con placa de control 1759 BFC se embarrancó a 100 metros.

La primera hipótesis de la causa del hecho es la imprudencia del conductor y el exceso de velocidad, ya que se observó en la calzada la huella de las gomas frenando en una extensión de 35 metros para luego recién caer al precipicio, según el informe del director departamental de Tránsito, Transporte y Seguridad Vial, coronel Sergio Medina.

Al lugar del accidente llegó personal de Bomberos que realizó el rescate de los cuerpos junto a los paramédicos del hospital Santa Bárbara. Cuatro heridos, dos de gravedad y dos fallecidos fueron el saldo.

ESTADO DE SALUD

Los heridos fueron trasladados a emergencias del hospital Santa Bárbara. El director de este nosocomio, Enrique Leaño, informó que Rodrigo Portillo Vargas de 18 años, tiene un trauma raquimedular grave, y Oscar Gareca Talavera (20), un traumatismo encéfalo craneano (TEC) grave; estos dos heridos están en observación por su delicado estado.

Mientras, Mauricio Vedia (31) conductor del vehículo, tiene un TEC y politraumatismo, y Nelson Chambi (23) una herida cortante en la pierna izquierda; ambos están estables.

El caso está siendo investigado por el fiscal de Tarabuco.

(Nota de INFODECOM: Francisco es natural de Sopachuy y Juan Miguel de Yacuiba)