La Paz

Dios consolará a los que lloran y hará justicia

A un año de la crisis política y social que derivó en los conflictos poselectorales en Bolivia, las heridas históricas han dejado una marca indisoluble de luto y dolor en las familias alteñas de Senkata que perdieron a sus seres queridos ese luctuoso 19 de noviembre de 2019 y que siguen clamando justicia.
La mañana de este jueves 19 de noviembre, se celebró en la parroquia San Francisco de Asís de Senkata un acto de homenaje en memoria de las 10 personas que murieron en inmediaciones de la planta de gas de YPFB.
La primera parte del evento conmemorativo, relata el párroco de la Iglesia Santa Clara de Asís en la Diócesis de El Alto, Alfonso Lopez, consistió en la inauguración de una gruta a la entrada del templo de la parroquia San Francisco de Asís, con una imagen de la virgen María y dos murales a cada lado recordando los dolorosos acontecimientos. Estuvieron presentes familiares de los fallecidos portando fotografías de sus seres queridos, autoridades nacionales y diversas asociaciones vecinales y de Derechos Humanos, además de vecinos y prensa.
Concluido este primer momento, se celebró una Eucaristía al aire libre, cerca del puente de Senkata, presidida por el párroco Guechi Pucho. En su homilía referida a las bienaventuranzas, el párroco, subrayó que Dios consolará a los que lloran y sufren, y hará justicia. Y hacer justicia es también la tarea que nos corresponde como paso necesario para lograr una paz social duradera en nuestro pueblo. Al final de la misa se bendijo una esquina del puente Senkata, dejando una ofrenda floral en memoria de las víctimas.

Esas grietas de dolor que dejaron el odio y la violencia solo podrán ser cerradas con justicia, perdón y paz social.