Internacional

Día del Enfermo, una jornada para salir al encuentro de los que sufren

(Buenos Aires / Argentina) La Comisión Episcopal de la Salud recordó que el Día Nacional del Enfermo, que se realizará este domingo 10 de noviembre con el lema “Anda y haz tú lo mismo”, es un llamado a “asumir desde la fe el propio sufrimiento y también a salir al encuentro de los hermanos que sufren” y consideró que cada cristiano puede y debe acercarse al enfermo, mirarlo y “ofrecerle a Cristo, desde nuestra fe vivida por la caridad y donada por el servicio”.

“El servicio realizado desde la fe es sanador. Por eso debemos ser presencia sanadora para nuestros hermanos enfermos o desanimados”, subrayó en un mensaje con la firma los obispos Aurelio Kühn OFM, de Deán Funes y presidente de la Comisión; Emilio Bianchi Di Cárcano, emérito de Azul; José Luis Mollaghan, arzobispo de Rosario, y Luis Stöckler, emérito de Quilmes.

El organismo episcopal sostuvo que “la experiencia de los discípulos de Emaús nos muestra que en los momentos oscuros, cuando nos invade el cansancio, el desaliento y la desesperanza, el Señor camina con nosotros, y al reconocerlo en el prójimo que acogemos o ayudamos, nos devuelve la fuerza, el aliento y la esperanza”.

“Son muchos, en efecto, los enfermos, los que están solos y abatidos, que esperan y necesitan la visita, un saludo, la escucha, un abrazo, una sonrisa o una ayuda concreta. Lo que desearíamos recibir si estuviéramos en su lugar”, aseguró.

Por esto, insistió en que “el Señor nos invita, pues, a no pasar de largo. A no vivir centrados en nosotros mismos, sino abrirnos al proyecto de Dios que nos llama a acercarnos a los hermanos para ser mediadores o instrumentos de su misericordia, de su providencia, de su voluntad de curar y salvar. Jesús nos dirige con fuerza su invitación: ‘Anda y haz tú lo mismo’”.

“El ejemplo de la Virgen María nos ilumina y anima a realizar el camino de acercamiento al enfermo y necesitado. ‘María tomó su decisión y fue sin demora a la casa de Isabel, que esperaba un hijo…Se quedó tres meses con Isabel y después volvió a su casa’. Rogamos al Señor nos conceda ser testigos de la esperanza. Dios los bendiga y guarde”, concluyó.+