Cochabamba Destacadas

Descarga aquí la Quincena de preparación a la festividad de la Virgen de Urcupiña 2020

O VIVIMOS TODOS JUNTOS COMO HERMANOS, O PERECEREMOS TODOS JUNTOS COMO IDIOTAS”.

El Santuario de la Virgen María de Urcupiña, ha puesto a disposición el texto de preparación a la Quincena de prepración a la fiesta de Urcupiña 2020. En el mensaje que abre el quincenario a firma de monseñor Carlos Curiel y el equipo litúrgico del Santuario Mariano se hace un llamado a “deponer intereses personales, partidistas, sectoriales, de dialogar, de unirnos, para superar todo lo que impide tener Vida plena”.

La fiesta de Urcupiña 2020 lleva como lema “Con María de Urcupiña anunciamos la Palabra de Dios” y nuestros lectores pueden descargar el texto al final de este mensaje que el Santuario de Urcupiña ha enviado a la feligresía.

Mensaje Urcupiña 2020

Preparación a la festividad de la asunción de la Vírgen María a los cielos

“Con María de Urcupiña anunciamos la Palabra de Dios”.

Celebrar a Nuestra Mamita de Urcupiña en tiempo de pandemia, de cuarentena, nos lleva a ponernos a sus pies, y con su misma actitud sencilla y humilde, siguiendo su ejemplo, escuchemos la Palabra de Dios, meditémosla en nuestro corazón y hagamos un discernimiento de la voluntad de Dios en mí, en mi familia, en mi Comunidad, en nuestro Pueblo, para vivirla en plenitud.

Anunciemos con María de Urcupiña la Palabra de Dios, la Palabra de Dios “hecha hombre”, Jesús el Mesías, que vino al mundo por medio de Ella y con Ella anunciamos que está vivo, presente en medio de nosotros, y nos acompaña en éste y todos los momentos de la Vida. No nos abandona.

Esa es nuestra fe que queremos anunciar acompañados por Mamita de Urcupiña, para que siga siendo Jesucristo Camino, Verdad y Vida nuestra Fuerza y nuestra Esperanza en estos momentos difíciles para la humanidad, para Bolivia, para Cochabamba.

Este año, como Pueblo de Dios, hijos e hijas de María, devotos de Mamita de Urcupiña, no podremos ir en peregrinación, como lo hemos hecho otros años, a su encuentro gozoso. Ella vendrá a nuestro encuentro, al encuentro de sus hijos e hijas a quienes tanto ama, por la fuerza del Espíritu Santo, para que experimentemos su presencia, su Vida y su expresión del amor maternal de un Dios de la Vida, manifestado en Jesús.

Sigamos conociendo y descubriendo a nuestra Madre María, y tomemos conciencia del lugar que a Ella le corresponde en nuestra vida, que no es otro que aquel que se deduce de su participación en plan de Dios, todo centrado en Cristo Jesús. María es Madre de Dios, Madre de los hombres, imagen de la Iglesia. Así, como Iglesia, celebremos a María de Urcupiña en sinodalidad (caminando juntos), en comunión fraterna.

Virgen María, Mamita de Urcupiña, en este momento aciago de la Humanidad, de tu Pueblo, de Bolivia, de Cochabamba, acompáñanos, consuélanos y ayúdanos a reafirmar nuestra fe y esperanza en tu Hijo, nuestro Señor y Hermano Jesucristo, para que recibamos de Él su Sabiduría y así nos sepamos situar y responder con criterios de Evangelio en este momento difícil que estamos viviendo.

Ella, Nuestra Madre, está compartiendo la cruz que hoy a nosotros, tu Pueblo, nos corresponde cargar. Ayúdanos a encontrar caminos, para que juntos como hermanos podamos afrontar la pandemia, buscando para todos salud, justicia social, unidad y paz, el Bien Común, en medio de esta situación. Es hora de deponer intereses personales, partidistas, sectoriales, de dialogar, de unirnos, para superar todo lo que impide tener Vida plena. “O VIVIMOS TODOS JUNTOS COMO HERMANOS, O PERECEREMOS TODOS JUNTOS COMO IDIOTAS”.

Mamita de Urcupiña, que por Obra del Espíritu Santo engendraste al Autor de la Vida, a la Palabra de Dios hecha Hombre, ayúdanos a ser humildes y sencillos como tú, para recibirlo con gratitud. Santo Espíritu de Dios, que mantienes viva para todos la presencia de Jesús, que haces revivir lo que ha muerto, crecer lo que germina y madurar lo que ha caído en tierra: haz nuevas todas las cosas, recrea nuestras libertades cuando éstas se desmoronan, sostén nuestra esperanza en el corazón mismo de las violencias, no dejes que desesperemos jamás de nosotros y condúcenos a la verdad plena.

MAMITA DE URCUPIÑA, RUEGA POR NOSOTROS.

El texto ha sido preparado por: Mons. Carlos Curiel, Obispo Auxiliar de Cochabamba, y el Equipo Litúrgico del Santuario Virgen María de Urcupiña.

Descarga el texto aquí.