La Paz

Democracia participativa y paz social

Los seres humanos, decía Newton, construimos muchos muros, pero pocos puentes; sin embargo, el Centro de Promoción del Laicado “Ricardo Bacherer” CEPROLAI, ha decidido tender el puente que propicie un espacio de diálogo y reflexión a través del conversatorio “Sueños de país” con el tema: Democracia participativa y paz social, evento desarrollado el tres de octubre del año en curso a través del entorno virtual Zoom.
Se contó con dos exposiciones, en primera instancia Carmen Julia Lujan, tomó la palabra con el tema: “Educación para la paz, informar y formar para transformar” acto seguido se presentó el video: ¿Qué opinan los jóvenes frente a las elecciones generales del 18 de octubre próximo en Bolivia?, mismo que dio paso a la intervención central de la noche realizada por Mons. Percy Galván, Arzobispo de La Paz, quien se refirió a la “actitud de hombres y mujeres de fe frente al proceso electoral”. Finalmente, se propició el análisis y la reflexión en cuatro salas de diálogo que se habilitaran para dicho cometido.

Educación para la paz: Informar y formar para transformar

Dentro del conflicto, también hay historias que pueden contar belleza…

Cuando se trata de hablar sobre la influencia de diversas notas, artículos y noticias que circulan en los distintos medios de comunicación masiva y redes sociales a nivel local y nacional, es importante referirse a la importancia de una Educación para la paz, capaz de informar y formar para transformar.
En ese marco, Carmen Julia Lujan, periodista de la Agencia de Noticias FIDES fue la encargada de compartir un análisis basado en dos pilares: Educación para la paz y Periodismo de paz.
En primera instancia, la periodista, manifestó la necesidad de una educación para la paz, capaz de generar espacios en los que las personas puedan expresar sus desacuerdos, discernir, deliberar, contrastar, actuar y transformar su mundo individual y colectivo. Para cumplir con este propósito la expositora sugirió seguir los seis pétalos de la educación para la paz: Educar para vivir con justicia y comunión; educar para promover los derechos humanos y las responsabilidades; educar para construir el respeto cultural, la reconciliación y la solidaridad; educar para vivir en armonía con la tierra; educar para cultivar la paz interior y educar para desmantelar la cultura de la guerra.
Por otra parte, dentro del denominado periodismo de paz, Lujan instó a los participantes del evento a ser comunicadores de paz, capaces de buscar y difundir noticias que los medios tradicionales no están mostrando porque los excluidos también son noticia afirmó, pero no una noticia para hacer sensacionalismo, sino para reivindicar el derecho a la libre expresión y contar historias de manera creativa dándole voz a los sin voz.
Los periodistas están llamados a ser los custodios de las noticias a informar y formar involucrándose en la vida de las personas abriendo caminos de comunión y paz porque dentro del conflicto también existen historias que pueden contar belleza.

Hombres y mujeres de fe frente al proceso electoral

Ante todo, tenemos que perseverar en la unidad y la fraternidad esa es nuestra identidad como católicos capaces de vivir en comunión.

Monseñor Percy Galvan, Arzobispo de La Paz exaltó cinco actitudes, como cinco son los dedos de la mano afirmó, para referirse a la actitud de hombres y mujeres de fe frente al proceso electoral del 18 octubre próximo, en Bolivia.
El respeto es el primero, en el que debemos recordar que todos deseamos ser respetados por tanto es importante respetar la opinión del otro en un sentimiento de tolerancia y fraternidad.
La segunda actitud es el compromiso, necesaria para construir una sociedad nueva un mundo mejor en el que todos tenemos somos corresponsables.
El discernimiento como tercera actitud  fundamental para no caer en la manipulación del voto, todos tienen derecho a ser escuchados pero la decisión es individual producto de un proceso informativo que no solo pasa por la mente sino por el corazón.
La cuarta actitud es la confianza, imprescindible para entender que todo tiene su tiempo que todos somos importantes, pero nadie es indispensable. Confiar sin prejuicios seguros de que quien da su confianza no pierde, sino que lo hace aquel que engaña.
Finalmente, la esperanza como quinta actitud, para ver en medio de la coyuntura actual a personas que encarnan signos de amor, solidaridad y creatividad. Historias de vidas que merecen ser contadas.

Dialogando juntos

Producto del análisis y reflexión propiciados en las distintas salas de diálogo, en las que se enmarcó el debate sobre las próximas elecciones generales en Bolivia, se destacaron los siguientes puntos:
• Respeto, para escuchar la opinión del otro y valorarla.
• La utilización de las redes sociales para difundir mensajes de paz, fraternidad y solidaridad.
• Responsabilidad para asumir los resultados en un ambiente fraterno y de paz.
• Sanar y olvidar para vivir un reencuentro con el otro, en la familia, en el barrio en todos los entornos sociales, a través de acciones solidarias conjuntas.
• Los jóvenes están llamados a pacificar el país, como signos de esperanza.
• Ser multiplicadores de paz en Bolivia con una actitud positiva.
• Conocer las propuestas de todos los candidatos a las Elecciones Generales en Bolivia, para asistir a las urnas informados, conscientes y responsables de la acción a realizar en un escenario de verdadera democracia.
• Dejar de lado las Fake news y constatar la información verificando las fuentes.
• Acudir a los recintos electorales cumpliendo las medidas de bioseguridad para evitar el incremento de casos de COVID-19 a nivel nacional.
• Los partidos políticos deben llamar a la paz social y no convulsionar el país.
• Las movilizaciones afectan el desarrollo del país, mucha gente vive del comercio informal, hay que pensar en los más afectados.

Señor, haznos instrumentos de tu paz, haznos reconocer el mal que se insinúa en una comunicación que no crea comunión. Haznos capaces de quitar el veneno de nuestros juicios. Ayúdanos a hablar de los otros como de hermanos y hermanas… San Francisco de Asís.