Internacional

Crece el escándalo en Perú: grupo católico identificó a cinco agresores sexuales de 36 personas, 19 de ellos menores

Las siete víctimas restantes detectadas en la investigación fueron aparentemente agredidas sexualmente por tres miembros actuales del Sodalicio y otro integrante ya retirado.

En enero de este año, el Ministerio Público de Perú archivó la denuncia por violación sexual, secuestro, lesiones graves y asociación ilícita para delinquir.

Figari, de 69 años, fundó el Sodalicio en Perú en 1971. Reclutaba a adolescentes de colegios privados de clase alta y los llevaba a vivir en comunidad como “soldados de Cristo”. El movimiento se expandió a Colombia, Chile, Argentina, Brasil, Estados Unidos, Costa Rica, Ecuador e Italia.

Los denunciantes argumentaban que el Sodalicio es una organización de fachada para cometer secuestro y abusos físicos y sexuales por parte de sus líderes. Todos habían denunciado formalmente a Figari en mayo de 2016.

Moroni destacó que los delitos ocurrieron “en un pasado distante, lo que no los hace menos graves, pero sí difíciles de probar de manera irrefutable”, por lo que los abusos enumerados en el informe están reconocidos en base a la verosimilitud de los más de 200 testimonios recogidos en menos de un año.

La investigación estuvo a cargo del irlandés Ian Elliot, especialista en asistencia a víctimas, y las estadounidenses Kathleen McChesney, ex número tres del FBI, y Mónica Applewhite, experta en prevención de abusos.

El superior del Sodalicio advirtió que el informe completo revelará “de manera clara una realidad muy triste y dolorosa”, porque “irá mucho más allá de todo lo que se ha contado hasta hoy”, y reiteró que su congregación no ha tomado el camino de la impunidad y el encubrimiento.

Alessandro Moroni, representante del Sodalicio de Vida Cristiana, expone las razones del Vaticano y las decisiones que tomó sobre Figari (Fuente: RPP Noticias)

Los querellantes de la denuncia archivada son José Enrique Escardó, Martín López de Romaña, Vicente López de Romaña, Óscar Osterling y Pedro Salinas, periodista que recogió junto a su colega Paola Ugaz los testimonios de sus compañeros bajo seudónimos en el libro “Mitad monjes, mitad soldados”, y cuya publicación motivó la investigación desde 2015.

Salinas aseguró a la emisora Radio Programas del Perú (RPP) que la lista de víctimas debe de ser más larga y remarcó que los nombres de los supuestos agresores sexuales revelados ya estaban señalados en su libro.