Destacadas

Consejo de Laicos de Cochabamba: Que el Estado se ocupe de los menos favorecidos

Mediante una carta dada a conocer hoy, el Consejo Juridiccional de laicos de Cochabamba lamenta las declaraciones vertidas por el Presidente de la Asamblea Parlamentaria, Samuel Pereira quien calificó a la Iglesia como opositora al Gobieno.

La Carta firmada por toda la Directiva del Consejo de laicos dice:

Señor:.
Samuel Pereira
Presidente de la Brigada Parlamentaria de Cochabamba
Presente.-

Honorable Presidente.

Entendemos su rol de servidor público, pero como Directorio del Consejo Jurisdiccional de Laicos de Cochabamba (CJL), no nos cabe en la mente, que usted ilustre parlamentario siga viviendo en el pasado y sea capaz de expresarse con tanto rencor a esta generación que nada tuvo que ver con lo que hicieron nuestros antepasados.

Somos laicos católicos y respetamos a la Jerarquía de nuestra Iglesia que tiene sus aciertos y desaciertos. Son personas que viven y luchan por ser mejores y además apoyan nuestro crecimiento y vida cotidiana porque sin ellos muchos de los niños de la calle no tendrían un lugar donde dormir ni comer. Sin su apoyo muchos de los enfermos no tendrían un lugar donde curar su cuerpo y alma. Sin las obras de la Iglesia muchos de nuestros abuelos seguirían en las calles. Los “jerarcas” de nuestra Iglesia son simplemente personas que desde su pobreza ofrecen una vida de servicio, sin mirar al pasado que es obra vivida en otras épocas y que afortunadamente ha sido superada.

A veces nos resulta difícil decir lo mismo de algunos políticos, si queremos seguir en el mismo nivel de polémica.

Lo que la Iglesia, de la cual somos parte, solicita es simple y nos parece justo: que el Estado haga lo que tiene que hacer, ocuparse de los menos favorecidos. Que atienda a los niños de la calle, huérfanos y drogadictos, ancianos, indigentes, migrantes, mujeres abandonadas y golpeadas: lo que se pide es que podamos colaborar juntos para la construcción de una sociedad de solidaridad y diálogo.

La Iglesia Católica tiene diferentes obras sociales que son fruto de la necesidad, habiendo la Iglesia asumido una acción supletoria porque el Estado no tenía la capacidad o la posibilidad de atender a los sectores marginados de la sociedad boliviana: por supuesto que le corresponde al Estado asumir su responsabilidad y no dejar toda la carga a la Iglesia y a sus pastores.

Nos parece importante afirmar que en la situación por la cual pasamos actualmente, si todos colaboramos, podríamos verdaderamente superar cualquier problema de la sociedad: esta meta nos parece todavía muy difícil de alcanzar.

En el respeto que como ciudadanos bolivianos nos concede la Constitución del Estado Plurinacional para vivir bien, nos despedimos, solo pidiendo que se haga todo lo posible por trabajar al servicio de un pueblo que aun encontrándose en una situación de pobreza todavía tiene esperanza en días mejores.

Cordialmente.

Carla Delgadillo
Vocal CJL

Rosa Mattes
Vocal CJL

María Ramírez
Vocal

Víctor Hugo Cladera
Tesorero CJL

Miriam Paucara
Secretaria Actas CJL

Richard Romero
Presidente CJL