Oruro

Conoce 10 propuestas del Sínodo de la Familia que guiarán las acciones de la Iglesia

Del 4 al 25 de octubre se realizó en Roma, Italia, por convocatoria del Papa Francisco, el Sínodo Ordinario de la Familia para reflexionar y discutir sobre “la vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo”. Participaron 362 padres sinodales entre cardenales, arzobispos, obispos, vicarios y párrocos provenientes de todas las jurisdicciones eclesiales del mundo.

Un Sínodo es un encuentro donde los padres sinodales presentan pautas sobre formación pastoral familiar, vocacional y otros, pero, cabe resaltar, esta instancia no toma ninguna decisión estructural. Solo el Sumo Pontífice puede modificar la doctrina de la Iglesia Católica.

Como resultado se obtuvo un documento compuesto por 94 puntos que encierran varias propuestas que marcan acciones pastorales que orientan y dan un mensaje de esperanza a quienes toman la decisión de formar una familia y/o a quienes afrontan obstáculos en ese camino. Bolivia participó del Sínodo con dos obispos, uno de ellos monseñor Krzysztof Bialasik, obispo de la Diócesis de Oruro y presidente de la Fundación Vida y Familia de la Iglesia católica boliviana, quien en conversación con ANF explicó 10 puntos relevantes del documento conclusivo de este encuentro y que fueron compartidos en la Centésima Asamblea de Obispos realizada en Cochabamba del 5 al 11 de noviembre. A continuación presentamos en qué consiste cada uno de ellos:

1. Preparación al Matrimonio Monseñor Bialasik se dirigió al Santo padre y al Sínodo pleno sobre la preparación al matrimonio, afirmando que es necesario educar a los jóvenes que desean formar una familia para que aprecien el sacramento matrimonial y sepan fortalecer y protegerlo en todo sentido. Ante esto, la etapa de preparación matrimonial, es la más importante porque proporciona validez y firmeza a la familia. En ese sentido, el noviazgo debería ser un camino de preparación y no de deformación. Asimismo, monseñor Bialasik exhortó a explotar la importancia de la castidad como sinónimo de vida porque mediante la castidad se defiende la vida desde la concepción, ya que la mayoría de los abortos -asegura- son consecuencia de relaciones sexuales fuera del matrimonio y particularmente a edad muy temprana. “Yo pienso que ahí (en la preparación) fallamos mucho en todo sentido, pero también mencioné que hoy en día no se habla sobre la castidad que es tan importante (?). Pero también es importante trabajar sobre cómo tienen que prepararse (los jóvenes) para el matrimonio, qué tienen que hacer y cómo tienen que buscar esta persona que le puede acompañar durante toda su vida”, manifestó monseñor Bialasik. 2. Nulidad del matrimonio En septiembre, el Papa Francisco publicó un documento para regularizar la nulidad del matrimonio en ciertos casos, monseñor Bialasik aseguró que esto responde a la existencia de varios enlaces matrimoniales que fueron bendecidos por la Iglesia, pero que fueron mal preparados y que pueden ser aptos para un proceso de nulidad. Ejemplos de estos casos son: padres que obligan a sus hijos o hijas a casarse por un embarazo, prestigio social o interés económico, entre otros. También existen causas que pueden anular, mas no disolver, el matrimonio como esconder alguna enfermedad, deficiencia física, vicio u otros. Por eso, el Papa desea ayudar a las personas que tienen estos problemas y que pueden demostrar que su matrimonio no fue válido. Además, la consigna es agilizar los procesos, también reducir el costo de los mismos porque a veces el costo es elevado. Sin embargo, esto requiere un trabajo minucioso del obispo encargado porque es quien con un equipo de trabajo revisa la documentación y decide si el proceso de nulidad es viable o no “Esto no significa que es divorcio, no es ningún divorcio. No hay divorcio en la iglesia Católica (…) Es demostrar que el matrimonio fue recibido en forma no adecuada, hay que demostrar esto, entonces, el matrimonio no se ha realizado, es nulo”, explicó monseñor Bialasik.

3. Pastoral familiar Se refiere a todas las etapas de los matrimonios, sobre todo en los jóvenes, porque se caracterizan por la manifestación de conflictos de carácter personal, económico, familiar, etc. Por ello, la etapa pastoral de matrimonios es muy importante, se trata de un acompañamiento de la familia, aquí es propicia la ayuda de matrimonios de gente mayor con experiencia.

4. Comunión personas separadas Para las personas divorciadas civilmente, que se volvieron a casar y que desean volver a recibir los sacramentos, entre ellos el de la comunión, monseñor Bialasik asegura que el Sínodo de la Familia propone que un sacerdote colabore a formar en ellos la conciencia y a descubrir en qué situación están ante Dios. Según la Iglesia, una persona que vive en adulterio no puede recibir la comunión, es pecado, pero el Papa Francisco pide analizar cada situación y ver el estado en el que vive cada persona. “Se ha analizado la importancia de la conciencia de un penitente, si alguien vive en el pecado, por supuesto no puede recibir la comunión, pero hay que analizar cada pecado para ver en qué situación se encuentra el penitente ahí ya es un caso de conciencia y de confesión que ya no podemos entrar ya es secreto de confesión”, afirmó monseñor Bialasik.

5. Diversidad Sexual El Sínodo recordó que Cristo “amó y murió por cada persona, sin excepciones” por tanto, todos deben ser respetados independientemente la preferencia sexual y evitando cualquier marca de discriminación. Sin embargo, la Iglesia no reconoce el matrimonio entre personas de un mismo sexo, sólo las concibe como una unión o convivencia. “No podemos hablar de un matrimonio entre dos personas del mismo sexo, eso no es matrimonio, podemos llamar la unión, puede llamar una convivencia, usar otras palabras, y si adopta dos personas del mismo sexo que están viviendo en una unión a un niño o una niña tampoco es la familia, puede llamarse una comunidad”, refuerza Monseñor Bialasik. Además, en el documento final del Sínodo se manifiesta que la Iglesia debe ayudar a las familias donde algún hijo o hija se declara con otra opción sexual y coadyuvar para que la familia mantenga la unidad.

6. Adopción La Iglesia habla de la importancia de la adopción como una opción en la familia para abrir las puertas a otros niños o niñas. No se analizó sobre la adopción en parejas del mismo sexo porque esta figura no es reconocida como familia, sino se la considera como comunidad.

7. Familias emigrantes Los obispos sinodales pidieron que las diócesis y parroquias ayuden y reciban a personas y familias que escapan de la guerra o pobreza dejando sus países de origen y que buscan refugio, pero sin dejar de respetar su cultura y tradición.

8. Personas con capacidades diferentes El documento del Sínodo también aborda bastante sobre el acompañamiento de familias que tienen entre sus miembros a personas con capacidades diferentes en cualquiera de sus deficiencias: física, mental, intelectual o sensorial.

9. Viudez Otra etapa reflexionada por los obispos sinodales es la viudez, pues hay personas que no pueden soportar la pérdida de su esposo o esposa y sufren. Ahí la Iglesia tiene que buscar la forma de acompañar a los viudos y viudas para que puedan superar la pérdida de su ser querido.

10. Adulto mayor El documento del Sínodo rescata la importancia de los abuelos dentro de la familia. Pues ellos, aun estando en la etapa final de sus vidas, cultivan valores y los enseñan a sus nietos, son valores tan importantes que permitirán encaminar en sus vida. El primer Sínodo fue convocado por el Papa Paulo VI después del Concilio Vaticano II para preguntar a los obispos sobre cómo implicar las líneas pastorales en el mundo entero. Esta instancia eclesial cumple 50 años de haber sido creado, el Papa Francisco convocó al sínodo sobre la familia, pues se considera que actualmente, la familia es el blanco de ataque de las políticas de las corrientes influyentes de los distintos y que promueven ideologías anti vida, anti matrimonio, anti familia y anti dignidad humana.