Análisis

CON LO MISMO EN LA CNS

Es difícil el trabajo de muchos médicos en la Caja Nacional de Salud (CNS) especialmente cuando se trata de enfermos crónicos como los oncológicos, los endocrinológicos, cardiovasculares, los deficientes renales y tantos otros que requieren atención especializada. La situación empeora cuando la institución no sustituye a los especialistas que se jubilan.

En enfermos crónicos la atención es permanente y no pueden dar “de alta” por la necesidad de control permanente y además pertinente. Muchos médicos de la CNS están restringidos para recetar, por el cuadro básico de medicamentos que quedó en una llana de papel oficio y por otro lado por la cantidad, ningún médico puede dar más de tres recetas, sin la firma burocrática de otro médico de confianza quien autoriza una cuarta receta, en cada formulario el médico prescribe un fármaco que a veces no es suficiente.

El paciente sufre el control de su médico y de las farmacéuticas que fiscalizan estrictamente hasta la basura que deja el medicamento.

La CNS no cuenta con muchos especialistas, por la política de ahorro que se impuso esa institución que pese a esa mezquindad administrativa cuenta con excelentes galenos.

Podríamos nombrar a todos los buenos profesionales pero esta columna no lo permite. Desgraciadamente también existen los otros que no siendo especialistas ocupan cargos por diferentes motivos, especialmente políticos, son los fieles seguidores de consignas desde las altas esferas. O aquellos que atienden a desgano, desconocen lo que le aqueja al paciente, no leen atentamente su historia clínica porque se dedican a escribir otra historia con las nuevas quejas de dolencias del “número de matrícula” que está frente a él y el médico con su mente puesta en otra parte.

Es importante contar con especialistas en enfermedades para el control adecuado y así evitar las descompensaciones que se producen especialmente en los que sufren de diabetes tipo I, prevenir o controlar la osteoporosis que tiene que estar muy ligado a los resultados del laboratorio donde los profesionales deben darse modos para sacar buenos resultados especialmente cuando les dotan de reactivos baratos y de ínfima calidad, análisis que incide en la dosificación del medicamento en conformidad a dichos informes.

Hay necesidad de reestructurar la CNS especialmente en los niveles de apoyo logístico y administración que mejore la calidad de atención y medicación del asegurado y su familia.