La Paz

Comunidades de la Vicaría Illimani congregadas en torno al Sínodo paceño

Inspirada en la célebre gruta francesa, al sur de La Paz, rodeada de una diversidad de áreas cultivadas con flores, verduras, frutas y hortalizas se erigió la réplica de la cueva que resguarda la imagen de Nuestra Señora de Lourdes, en la parroquia Santísimo Sacramento de Huajchilla.

En la víspera, este hermoso valle paceño se convirtió en el epicentro del primer Encuentro parroquial sinodal de la vicaría Illimani, congregando a representantes de las comunidades de: Lipari, Taypichullo, Llacasa, Carreras, Valencia, Yupampa y Mecapaca.

¿Acaso no ardía nuestro corazón en el camino mientras nos explicaba las Escrituras?

Citando al evangelista San Lucas, el Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de La Paz, Basilio Mamani, durante la homilía desarrollada como parte de la Eucaristía, en el marco del mencionado encuentro parroquial sinodal, destacó la necesidad de fijar un nuevo camino para la iglesia paceña, que únicamente se podrá conseguir a través del Sínodo Diocesano de la Arquidiócesis de La Paz.

Todos vamos al encuentro de Jesús, afirmó el Obispo recordando a los fieles que Jesús, como en el denominado “cuadro sinodal”, siempre nos espera con los brazos abiertos y nos habla a través del Espíritu Santo que habita en nuestros corazones. Por eso, tenemos que buscar su revelación a través de las sagradas escrituras y preguntarnos ¿acaso no ardía nuestro corazón cuando escuchábamos a Jesús en el camino?

En el caminar de nuestra vida de fe se nos invita a la conversión, al celebrar la eucaristía podemos reconocer a Jesús como lo hicieron sus discípulos que lo reconocieron al partir el pan. La eucaristía es el corazón de la Iglesia que nos revela a Jesús, manifestó Mons. Basilio.

Estamos viviendo esta primera fase del Sínodo con ella queremos animarnos, motivarnos y detectar algunas necesidades urgentes para construir el modelo de iglesia que necesitamos, compartir nuestra fe y caminar juntos como hermanos. Nadie evangeliza solito, así como Jesús envió a sus discípulos de dos en dos, la palabra siempre fue llevada por la comunidad, esto es lo que queremos con el sínodo, sostuvo el Obispo.

Finalmente, Mons. Mamani, afirmó que en la región que compone la Vicaría Illimani existen bastantes familias con una cultura propia y diversa que viven en fraternidad, hablan aimara y español, viven de la producción agrícola y están entusiasmadas con el camino sinodal que se encuentra viviendo la Iglesia paceña.

Fortalecer los lazos de comunidad y de identidad parroquial

Como comunidad parroquial, en esta primera etapa del sínodo, podemos identificar dos cosas: primero que la parroquia de Huajchilla, es una comunidad joven que todavía se está construyendo y en la que todavía hace falta fortalecer los lazos de comunidad. El segundo aspecto, se fundamenta en generar una identidad parroquial, muy necesaria para el fortalecimiento de nuestra comunidad, afirmó el párroco de la iglesia Santísimo Sacramento de Huajchilla, Luis Fernando Arteaga,
Para nosotros, sostuvo el sacerdote, este encuentro es un momento de alegría y también de dialogo en comunidad para ver cómo podemos caminar juntos ya que ese es el propósito de este sínodo que busca la renovación de la Iglesia, siempre animada por la presencia del Espíritu Santo.
A cargo de las catequesis de Primera comunión y Confirmación las religiosas de la Congregación Misioneras del Santísimo Sacramento y María Inmaculada, que realizan su servicio en la mencionada parroquia, participaron del encuentro sinodal animando a los asistentes a dar a conocer las necesidades más apremiantes de su entorno parroquial.


Dialogo entre hermanos

Con los pies firmes en el suelo y la mirada dirigida al cielo, los feligreses sin importar su rango de edad, se unieron en grupos de trabajo, respondiendo a la pregunta ¿qué ideales o sueños anhelas para tú parroquia?
Las respuestas que se destacaron en el mencionado espacio de dialogo fraterno, son las siguientes:
1. Que se amplíe la infraestructura de la parroquia para acoger más feligreses de las distintas comunidades.
2. Que se salga en busca de los jóvenes para que se formen como catequistas de los sacramentos de Primera Comunión y Confirmación.
3. Que se constituyan grupos juveniles parroquiales para la evangelización.
4. Evangelizar a la comunidad fomentando el compromiso de los evangelizados.
5. Formación de la comunidad parroquial en contenidos doctrinales de la Iglesia católica.
6. Crear grupos de oración para fortalecer la fe


Campos de producción agrícola a lo largo de río abajo hortalizas (lechuga, rábano, betarraga y acelga), frutales (durazno, manzana y pera) y una variedad de flores hacen de esa región valluna del departamento de La Paz un espacio cálido de encuentro familiar y contacto con la madre tierra.