Destacadas

Comunicado: Preservación del patrimonio religioso y cultural de los bolivianos

La Conferencia Episcopal de Bolivia en conferencia de prensa se ha pronunciado sobre la situación de robos a los templos sucedidos de manera alarmante en este último tiempo.  En su comunicado el secretario para la Pastoral de la CEB,   pide esclarecimiento de los hechos a la brevedad posible  y dar con los resposables de los mismos.

La Conferencia Episcopal Boliviana expresa su honda preocupación por la ola de robos perpetrados en los últimos meses en templos y santuarios que albergan un valioso patrimonio religioso, histórico y cultural de los bolivianos.

Estos hechos deplorables hieren profundamente la sensibilidad religiosa de nuestro pueblo y ponen en evidencia la existencia de redes delincuenciales que trafican con obras artísticas y la ausencia o precariedad de sistemas de seguridad que salvaguarden este patrimonio.

Iglesia autora y poseedora

Ya en 1973, a través de una declaración sobre el patrimonio artístico nacional, la Iglesia católica establecía el origen, sentido y necesidad de protección de las obras artísticas religiosas. Aseguraba: “La gran obra evangelizadora del siglo XVII y siguientes realizada por los misioneros españoles, a pesar de su prematura interrupción, ha sido continuada más tarde, experimentando la evolución propia del tiempo.conf.press 4

Durante la primera etapa evangelizadora, en efecto, dichas obras y monumentos tuvieron, junto con la finalidad estética y cultural, un objetivo pedagógico y catequético. A través del espacio y del recinto sagrado y de las obras que contenían, dentro de armoniosa unidad, los indígenas aprendieron a descubrir la Fe a través de la belleza.

Durante los siglos misioneros, especialmente en Charcas, nació un arte mestizo, en el cual se integraron armoniosamente la inspiración, el genio y la cultura de europeos y autóctonos, logrando una expresión artística bella y original.

Esta obra, fruto de la acción de todo el pueblo de Dios es la herencia irrenunciable que nos legaron nuestros mayores y parte integrante de nuestro ser histórico, nos llama como Iglesia a inculcar en los cristianos el hábito y el deber de apreciar y mantener el patrimonio artístico en buen estado y dentro del país, con el fin de que su admiración contribuya a elevar la cultura de nuestros compatriotas de hoy y de mañana.”

Tareas desarrolladas por la Iglesia

De acuerdo con esta tradición de siglos, la Iglesia católica es la primera interesada en el esclarecimiento completo y la recuperación de toda obra artística sustraída de templos y santuarios. Por ello, aun consciente de que en algunos casos sus esfuerzos no resultan suficientes, considera importante destacar algunas acciones que ha llevado adelante en los últimos años.
– Las 18 jurisdicciones eclesiásticas y la misma conferencia episcopal cuentan con un responsable y equipos de apoyo para el cuidado de la liturgia y el arte sacro.

– Desde la conferencia episcopal en coordinación con instancias de gobierno y gente especializada se ha producido y difundido, el año 2006, la publicación: “Orientaciones para defender, inventariar, y catalogar los bienes culturales de la Iglesia en Bolivia”.

– En los seminarios de formación se da la materia de liturgia y arte sacro a los futuros sacerdotes, a fin de que estén al tanto y valoren el patrimonio de la Iglesia y del país.
–  En casi todas las diócesis se han creado museos de arte religioso que la Iglesia cuida como puede, y ofrece al público para su conocimiento y formación, así como para enriquecer el interés turístico en nuestro país.
– Si bien la propia Iglesia católica hace lo posible para cuidar estos bienes, en la práctica no tiene la ayuda técnica y económica necesaria para la seguridad interna de los templos y lugares abiertos al público, que sería deseable obtener del gobierno y otras instituciones.

Corresponsabilidad necesaria

“Dado que el Estado, de acuerdo a la Constitución Política y de la legislación vigentes ha asumido tuición sobre el patrimonio artístico, y la Iglesia, como autora y poseedora de su mayor parte, lo ha hecho llegar hasta nosotros, se hace necesaria una constante y estrecha colaboración entre ambos para lograr la conservación de sus obras…

Dicha acción conjunta requiere una acción vigorosa y urgente, si de veras se quiere defender uno de los tesoros artísticos más ricos del continente, de las depredaciones y robos continuos de obras valiosas que son exportadas clandestina y organizadamente, empobreciendo así nuestro acerbo cultural.”

El hecho de que muchos de estos templos han sido declarados patrimonio nacional pone en evidencia la responsabilidad directa de las autoridades locales y nacionales, y la necesidad de acciones inmediatas para precautelar este patrimonio,  a través de inventarios y registros adecuados y de todas las medidas que se consideren necesarias.

En esta línea saludamos la iniciativa del Ministerio de Culturas que en la víspera ha convocado a la Policía Nacional y la Iglesia católica para comprometer recursos y acciones conjuntas. Auguramos resultados sostenidos y exitosos para estas gestiones.

Medidas urgentes

En respuesta a la gravedad de estos robos, como Iglesia nos unimos a los diversos pedidos de la sociedad civil para esclarecer estos hechos a la brevedad posible. Estas investigaciones deben dar con los responsables, cualquiera que ellos fueran, y asegurar la devolución de los objetos sustraídos. Por su parte, las diferentes instancias de la Iglesia católica, local y nacional, están prestas a colaborar en todas las investigaciones necesarias.

A tiempo de expresar nuestra solidaridad con todos los fieles católicos y con las Iglesias locales que han sufrido estos robos, llamamos a todas las instituciones de nuestra sociedad a aunar esfuerzos para proteger esta herencia religiosa, patrimonio de toda la sociedad.

 

P. Giovani Arana
Secretario para la Pastoral
Conferencia Episcopal Boliviana