Cochabamba

Catedral de Cochabamba impactada por tiempo y deterioro

Después de varios años el enorme reloj de la Catedral Metropolitana, en la plaza 14 de Septiembre, volvió a funcionar. Fue reparado con los aportes de los voluntarios Sin embargo, la principal edificación religiosa de la ciudad aún requiere de múltiples intervenciones para conservar sus rasgos esenciales y contrarrestar el deterioro que sufre por el paso del tiempo y la humedad.

Se conoce que la Catedral se levantó sobre una pequeña iglesia, construida con adobe y piedra en 1619. En un inicio fue un cementerio y posteriormente se edificó el actual templo en 1701. La obra se concluyó en 1735 y en 1975 adquirió el rango de Catedral. La edificación es parte del circuito religioso de la ciudad, conformado por 15 templos.

La edificación fue declarada Patrimonio Nacional Monumental, Histórico, Cultural y Arquitectónico de la ciudad de Cochabamba en 1967. La última refacción se realizó en 2009.

Entre las principales amenazas están las filtraciones de agua en época de lluvia y la humedad, que dañaron la cubierta y las paredes. La zona más afectada es el altar de Santa Rita, ubicado en el lado este, porque la pintura con detalles sacros se está descascarando, dijo el responsable de comunicación de la Catedral, Gabriel Fuentes. A ello se suma el deterioro de la torre y de los altares que están desportillados.

El responsable de Patrimonio de la Alcaldía, Gustavo Siles, informó que urgen trabajos de estabilización estructural de la torre, restauración y de obra fina al interior, en base a estudios previos y mantenimiento, y limpieza de las canaletas de “tejas musleras” en los techos. “Estimo que los problemas de humedad que tiene a nivel freático requiere de un drenaje”, señaló.

Añadió que la infraestructura de estilo barroco mestizo y neoclásico en su fachada y galerías está en la “categoría I”, que implica proteger su infraestructura, el interior, murales, cúpulas, bóvedas, retablos y artículos religiosos.

Hasta hoy la conservación y limpieza fue realizada con los aportes de los fieles. Sin embargo, no son suficientes. Según Siles, la refacción depende de la Iglesia Católica debido a que el municipio no puede invertir en infraestructura privada. La Catedral cuenta con una de las mayores riquezas artísticas de Bolivia por sus pinturas y frescos. Éstas impactan por sus detalles de la Pasión y Resurrección de Jesús en el techo y la venida del Espíritu Santo en Pentecostés en la cúpula mayor.