Santa Cruz

CARDENAL TERRAZAS: BUSCAR EL CORAZÓN DE LOS HOMBRES Y NO LA SEGURIDAD DE LAS CÁRCELES

En su homilía del TE DEUM de acción de gracias por el aniversario Patrio, el Cardenal Julio Terrazas se refirió a los hechos de palmasola que hicieron noticia esta semana y que provocaron la alarma gneralizada, aclaró que no se trata de buscar carceles más gandes o más seguras para  evitar los males de nuestra sociedad sino de buscar el corazón de los hombres para construir actitudes de amor y perdón.

La máxima autoridad de la Iglesia católica en Bolivia llamó a construir la paz entre los bolivianos, una paz basada en la reconciliación y el perdón y que no esté “condicionada a intereses mezquinos”. Esta es, según dijo “la nueva frontera que el Señor ofrece a sus pueblos y en concreto hoy al pueblo de Bolivia para construir una paz que deje de ser discurso y se convierta en convivencia duradera”.

A decir de S.E. Cardenal Julio Terrazas, esta nueva perspectiva que ofrece el Señor, supone un desafío para los bolivianos de no recurrir a la violencia sino que ser capaces de hablar un lenguaje nuevo. “no cambiarlo todo a golpe, no cambiarlo todo a insultos, no recurrir a las diferencias meramente como espacios para perseguirnos, sino ser capaces para hablar este lenguaje nuevo, esta actitud nueva”

En el “TE DEUM” que fue concelebrado por monseñor Sergio Gualberti y monseñor Braulio Sáez, obispos auxiliares de Santa Cruz; además de varios sacerdotes de la Arquidiócesis, el Cardenal Julio Terrazas se refirió a los acontecimientos de palmasola y en presencia de autoridades civiles y políticas del departamento exhortó a preguntarse ¿qué sucede cuando esto acontece fuera de la cárcel, cuando esto se vende y se mercantiliza fuera de ese lugar, cuando suceden estas cosas casi en cada uno de nuestros barrios, en cada una de nuestras ciudades, de nuestros pueblos en Bolivia, acaso levantamos la voz” dijo. Frente a este acontecimiento y muchos otros que ocurren en nuestra sociedad, el Cardenal que no se trata de buscar cómo ampliar o hacer cárceles de mayor seguridad, sino de buscar el “el corazón de cada hombre de cada sociedad” como el lugar donde se construyen las verdadera actitudes de amor y perdón, necesarias para evitar los males de nuestra sociedad.

Finalmente, invitó a sembrar y hacer crecer en nuestros corazones y en toda la sociedad boliviana la sencillez y la sabiduría de Dios y no el orgullo de los sabiondos, por eso pidió hacer una oración “para que en el país reine mas la sencillez de la sabiduría -de ser así- quizá otra seria nuestra manera de pensar” indicó. Concluyó su homilía, exhortando a “hacer de Bolivia un pueblo firme en la fe, amante de la esperanza y defensor de la justicia y de la paz”.

Oficina de Prensa del Arzobispado de Santa Cruz de la Sierra.