Destacadas

Cardenal Terrazas advierte que se toma a la muerte como solución a los problemas humanos

El Cardenal Julio Terrazas señaló durante la alocución de su homilía dominical que existe una defensa de la muerte como solución a los problemas humanos “… La Pascua nos da el espíritu de la vida, sería bueno recordarlo cuando hay tantos signos de muerte en todas partes, en todos los lugares; pero lo peor no es que hayan muertes, lo peor es que haya una defensa de la muerte  como solución a los problemas humanos y eso Cristo no lo quiere, no lo permite, no lo bendice y no lo va a aplaudir nunca porque Él vino a darnos vida en plenitud”, dijo.
Las alocuciones del Arzobispo de santa Cruz se hacen en el marco de una crecida de la inseguridad ciudadana en todo el país, la presencia de sicarios en algunos departamentos y la intervención del gobierno en el tema “buscando vivos o muertos a los delincuentes”.

“Nos han recordado los Obispos y sentimos esa voz, de que el espíritu del resucitado vino a traer la paz, la paz de las familias, la paz de los pueblos, la paz construida sobre la verdad, la justicia, el amor y la libertad; no la paz del terror, no la paz que solamente se  consigue eliminando a aquel que no piensa como uno. El espíritu de la paz pensado por el padre que quiere que todos  nos sintamos hermanos y que todos nos  respetemos y que todos hagamos que esa paz sirva para todos  y no sea el privilegio de algunos cuantos”, dijo el Prelado.
El Prelado señaló que “… nosotros los creyentes sepamos que nuestro Dios es un Dios del perdón que nos pide perdonarnos constantemente y no nos está diciendo que nos matemos los unos a los otros o que busquemos pretextos para eliminarnos mutuamente”.

El Cardenal Julio destacó que la voz de Cristo  nos dice que nos va a dar vida cuando hay muchos que andan gritando que nos van a dar muerte, esa voz que convoca y llama a todos y no persigue a nadie ni para encerarlo en la cárcel ni para liquidarlo de un tiro, esa voz que es vida, no es anuncio de muerte.

“… No repitamos más cosas de muerte, no repitamos más ni amenacemos con leyes de muerte, no podemos colocarnos en esa situación de juzgar, de matar, de aniquilar y de aplaudir”, pidió.

“… el remedio no es la muerte, el remedio es la vida y abramos los cauces, los caminos para que la vida de Dios, sino entendemos la nuestra, si la valoramos solo materialmente, si pensamos que por unos pesos más o unos pesos menos podemos vender nuestra propia existencia humana, por lo menos no vendamos ni hagamos trueque con la vida que el Señor nos ha dado con nuestro bautismo y nos da constantemente en nuestra Iglesia”, dijo el Cardenal.