Internacional

Cardenal Rivera sobre nuevo Presidente: Esperamos tiempos mejores en México

(México/D.F.) El Arzobispo Primado de México, Cardenal Norberto Rivera Carrera, hizo votos para que el nuevo Presidente de México, Enrique Peña Nieto, traiga “tiempos mejores” al país.

Así lo indicó el Purpurado en la homilía de la Misa del primer domingo de Adviento, luego de que el sábado 1 de diciembre asumiera la presidencia el licenciado de 46 años de edad, Enrique Peña Nieto, con quien el PRI vuelve al poder.

El Cardenal dijo que “estamos comenzando un nuevo sexenio a nivel federal, somos muchos los que esperamos tiempos mejores. A nivel de nuestro querido Distrito Federal también hay muchas esperanzas”.

Explicando el Evangelio, el Primado de México dijo que el hombre es un ser de espera pero siempre necesita fundar su esperanza en algo firme. “No podemos vivir sin esperanza pues esta constituye una parte fundamental de nuestra estructura personal y cristiana”, señalo.

Por su parte, el editorial de Desde la Fe, también de la Arquidiócesis de México, señala que la llegada a la presidencia de Peña Nieto “abre nuevas expectativas de desarrollo en una sociedad dividida ideológicamente, abrumada por la pobreza, la desigualdad social y la falta de oportunidades para las nuevas generaciones”.

Para la publicación, entre los retos del nuevo mandatario están “la promoción de un auténtico humanismo que ponga a la persona y su dignidad en el centro del servicio del quehacer político, por encima de los intereses partidarios o particulares de los institutos políticos o gremios, y sus ideologías”.

Tras resaltar que otro campo importante es la educación, Desde la Fe recuerda que un área fundamental es “la promoción y el fortalecimiento de la familia, tomando en cuenta el matrimonio como base de la sociedad, impulsando la educación de las nuevas generaciones en los valores morales y cívicos para su integración en el desarrollo social”.

Otros retos importantes considerados por la publicación son el combate contra la injusticia social, la lucha contra la arraigada corrupción, la promoción de iniciativas para el desarrollo económico, el combate contra el crimen organizado y el cuidado de los más vulnerables como los ancianos y las personas con discapacidad; y la conservación ecológica.