Santa Cruz

CARDENAL PIDE JUSTICIA Y PAZ AUTÉNTICAS EN NAVIDAD

El cardenal Julio Terrazas, le habló ayer al país para dar su mensaje navideño, en el que pidió entender el verdadero significado de esta festividad, que nos recuerda el nacimiento de Jesús, que vino a promover la justicia y la paz verdadera. Mucha gente se dio cita para escuchar al cardenal que se dirigió a su pueblo desde el coliseo del colegio Uboldí, en un evento que tuvo como lema Entre todos construimos el pesebre, entre todos formamos la iglesia.

Luego que mujeres, hombres y niños cargaran las imágenes de María, José y el niño Jesús y la llevaran hasta un pesebre, la máxima autoridad de la Iglesia católica boliviana manifestó que Navidad es “tiempo de encontrar la fuerza para practicar la justicia y la paz. No es un encuentro para cantar villancicos o para aceptar regalos, sino para que ese grito del pueblo se haga verdad: queremos paz, deseamos la paz”, dijo.

El religioso instó a seguir el ejemplo del Señor “que ha nacido como príncipe de la paz y nos llama a que seamos constructores de estos valores: paz y justicia, una justicia para un pueblo hambriento y con respeto a su propia dignidad, no la que se hace a escondidas o con imposiciones”, reflexionó.

Exhortó además a conocer el verdadero sentido de esta fiesta “para no aplaudir con facilidad a quienes se pasan todo el año odiando al Señor y a su pueblo y después se dicen los salvadores. Piden justicia y la injusticia sigue, piden paz y las confrontaciones siguen, piden fraternidad, unidad y la persecución o la desconfianza se hace como una enseñanza. (..) A los cristianos nos toca seguir al Salvador, al que quiere el bienestar de todos, al que no anda dejando a unos porque no piensan como él, sino buscando a los que necesitan clarificar la verdad y vivir el amor”.

Insistió en que “el ambiente en que vivimos no llama a construir la paz auténtica, no la impuesta ni aquella hecha con prepotencia”.

Terrazas llamó a la unión familiar y cuestionó el hecho de que esta fiesta sea un espacio para el mercantilismo. “Navidad es el silencio del niño, él, que es el todopoderoso, se vuelve humildad para enseñarnos que nadie puede ser superior a Dios, desplazarlo o olvidarse de él. No sé si en medio de tanta bulla vamos a lograr ese silencio, pues quienes manejan instrumentos comerciales meten más bulla que nosotros”, manifestó.