Análisis

Breves recuerdos eclesiásticos

Para el católico siempre es provechoso repasar algunos pasajes de la historia eclesiástica. Vayan pues algunos conceptos sobre la elección de un nuevo Papa. Para el fiel católico siempre es provechoso repasar algunas páginas del catecismo. Vayan pues algunos conceptos sobre la elección de un nuevo Papa, que no un juego de azar sino una  institución eclesiástica de suma trascendencia: nada menos que para elegir al sucesor la silla de San  Pedro.

Siendo el cónclave una entidad destinada a la elección del Sucesor de Pedro, tiene sin embargo la originalidad de la participación de un “personaje” muy especial. Ni más ni menos que el Espíritu Santo, que en última instancia, es el que induce a votar a uno o a otro de quienes reúnen las condiciones de papables, y anunciar al mundo que “habemus Papam”.

En el mismo tiempo en que escribo estas líneas, cuyo contenido es sobradamente conocido, el  mundo entero compite en formular toda clase de pronósticos sobre el cardenal que será elegido. Todo son conjeturas más o menos aproximadas pero ninguna seguras.

La parte más humana del Cónclave son precisamente los intercambios de opiniones entre los cardenales entre los papables, es decir, de los que están dotados de los requisitos necesarios para asumir  la responsabilidad ante la Iglesia, lejos de otras intenciones tortuosas.

Y aquí llego a expresar la intención de este artículo que no es otra que marcar  la diferencia entre quienes desconfían de la transparencia de los votos favorables al que va a ser Papa,  de aquellos otros que no dudan los votantes procederán según  la inspiración del Espíritu Santo, manifestada en la recta conciencia de cada uno de los votantes.

Una de las causas de las luchas entre los votantes fue la existencia de los Estados Vaticanos, el poder temporal del Sumo Pontífice. Es cierto que en tiempos pasados, la elección de un nuevo Papa, comportaba frecuentemente la movilización de las habilidades diplomáticas e incluso, en algunas ocasiones, las amenazas militares. Afortunadamente, esos tiempos pasaron a la historia. Es  sabido que para ser Papa se requiere poseer en grado máximo las cualidades humanas necesarias para gobernar una institución multisecular como es la Iglesia, pero también son condiciones indispensables la posesión de las virtudes teologales y morales que Cristo nos enseñó.

Entre otras circunstancias que rodean el Cónclave, recordemos que el Tratado  de Letrán suscrito en el año 1929. Instrumento internacional que, entre otras cosas, formaliza el perímetro territorial del Estado Vaticano, y libre y soberano.

Alguien podrá sorprenderse de que el firmante de Tratado por parte del Estado Vaticano fue el cardenal Pietro Gasparri. Y representando al estado Italiano por parte del rey Víctor Manuel III, firmara un tal Benito Mussolini, en aquel momento, próximo  convertirse en “il  Duce”, vísperas de la II guerra mundial.

Todo lo dicho y lo que queda por decir resulta particularmente oportuno porque el cardenal Julio Terrazas partió para Roma para el concurrir al cónclave que elegir al sucesor del Papa Benedicto XVI en vísperas de hacer efectiva su renuncia  voluntaria.