Internacional

ASIGNACIÓN POR HIJO A EMBARAZADAS, UN NO AL ABORTO

El dirigente laico Guillermo Cartasso, presidente honorario de la Fundación Latina y profesor de la Universidad Católica Argentina, afirmó que “es alentador que la Presidenta de la Nación extienda la asignación universal por hijo a las embarazadas no sólo porque es un valor en sí mismo sino porque reconoce que la vida humana empieza desde la concepción”.

Agregó además que con este anuncio “se da por tierra la pretensión de aprobar el aborto, palabra eufemística que esconde la violación del primero y fundamental de los derechos humanos como lo es la vida del ser inocente e indefenso que aún no ha nacido”.

El doctor Cartasso destacó este “paso adelante” desde el Poder Ejecutivo que “siempre debe ser custodio tanto de la vida e integridad de la madre como la de su hijo no nacido pero sí concebido y con derecho a nacer”.

“Es increíble y contradictorio que algunos sectores ídeologizados pretendan legitimar el aborto mientras enarbolan derechos humanos indiscutibles”, concluyó.

Un pedido hecho por Mons. Lozano

En noviembre pasado, en el marco del Día Nacional del Enfermo, monseñor Jorge Lozano, obispo de Gualeguaychú, manifestó que la “asignación universal por hijo” que concede el Gobierno debería entregarse a las madres que se encuentran embarazadas porque el niño por nacer ya es un ser humano.

La ley que incluye la “asignación universal por hijo” fue aprobada en el año 2008 y establece que el pago de una suma mensual por cada hijo menor de 18 años y otra suma por cada hijo con discapacidad.

Al recordar el lema de la jornada, “Niños sanos, esperanza de la Patria”, monseñor Lozano sostuvo que “la niñez es el tiempo en el que se incuban y amasan silenciosamente las oportunidades del futuro de cada niño y con él el futuro de la Patria”.

Monseñor Lozano advirtió que “sólo una sociedad enferma puede descuidar a los más pequeños y débiles. Sólo una sociedad enferma puede enfermarlos con un cielo sin estrellas y una mesa sin sonrisas y sin pan”.