Sucre

Arzobispo de Sucre pide no usar el poder para manipular

HABLÓ DE FALSOS DIOSES EN EL INICIO DEL TRIDUO PASCUAL. 

Con el llamado de no permitir que reinen “falsos dioses” en los corazones del pueblo católico, el arzobispo de Sucre, monseñor Jesús Juárez, celebró ayer en la Catedral Metropolitana la Santa Misa de la Cena del Señor con el lavatorio de pies, dando inicio así al Triduo Pascual.

“Sería interesante que en este triduo pascual en familia y personalmente pudiéramos reflexionar y meditar qué cosas me esclavizan, qué es aquello que me puede alejar del verdadero Dios y pedir que en nuestros corazones no reinen falsos dioses”, reflexionó.

Agregó que esos falsos dioses buscan apoderarse del corazón de toda persona que ansía el poder, en lugar de servir. Ese poder “lo usa para mandar y a veces también para oprimir. Ese deseo de poseer, de tener riquezas, lo tenemos que sustituir por la confianza plena en el Señor”, remarcó.

Monseñor Juárez celebró ayer dos misas, una en la cárcel San Roque y otra en la Catedral, donde lavó los pies a 12 reclusos e igual número de feligreses, respectivamente. En el penal transmitió un mensaje de esperanza y compartió unas salteñas.

“Que esas rejas no quiten la ilusión, no maten la esperanza, que tampoco se marchite su alegría porque lo único que se pierde aquí es momentáneamente la libertad, pero los derechos fundamentales están en ustedes y tienen que ser respetados”, señaló.

Hoy, los internos de San Roque recrearán el viacrucis de Jesús recorriendo las 14 estaciones en los patios del recinto. También compartirán platos típicos.

En la Catedral, el prelado dijo que la palabra Pascua simboliza el paso del Señor que libera de la muerte, de la esclavitud y del pecado. En medio de la eucaristía, el religioso también dio la triste noticia del fallecimiento de monseñor Wálter Pérez, obispo emérito de Potosí, que estos meses permaneció en Sucre, aquejado por su delicado estado de salud y bajo el cuidado de las religiosas del convento Santa Clara.

Anoche, cientos de creyentes siguieron la tradición de visitar templos así como la peregrinación por las estaciones del viacrucis en el cerro Churuquella, donde está la Capilla del Sagrado Corazón de Jesús.

[Fuente: Correo del Sur (30-03-18)]