La Paz

Arzobispo de La Paz aboga por “vida más digna, más justa y de una vida de mayor libertad”

El arzobispo de La Paz, monseñor Edmundo Abastoflor, durante la celebración del Tedeum en homenaje a los 203 años de la gesta libertaria del 16 de julio pidió a las autoridades buscar caminos de unidad y justicia para un mayor desarrollo y una vida más digna.

Como sucede desde hace algunos años, el Tedeum ya no forma parte de la agenda oficial de festejos de la efemérides de La Paz y ha sido reemplazado por una ceremonia interreligiosa. Sólo el alcalde Luis Revilla asistió al Tedeum que fue celebrado en la catedral de Nuestra Señora de La Paz.

“Que la Virgen María nos ayude a buscar caminos de libertad, a buscar caminos de justicia, caminos de fraternidad y caminos para reconocernos unos y otros por encima de las diferencias sociales, políticas y por encima de la diferencias económicas. Y que estos caminos nos lleven a reconocernos como hermanos”, exhortó monseñor Edmundo Abastoflor.

Asimismo, dijo que estos caminos deben mostrarnos acercamiento, trabajo conjunto y revelarnos que hay intereses comunes en nuestro pueblo que nos guiarán hacia una “vida más digna, más justa y de una vida de mayor libertad“.

Los actos protocolares empezaron a primeras horas de la mañana con la entrega de ofrendas florales de diferentes instituciones, además del cuerpo diplomático. Posteriormente se celebró la ceremonia interreligiosa que tuvo la presencia del presidente del Estado Evo Morales; el vicepresidente, Álvaro García Linera; el gobernador del departamento, César Cocarico; el alcalde de Cochabamba además del alto mando policial y militar.

Posterior a este acto, se desarrolló el desfile cívico militar cuyo palco principal, como es tradicional, estuvo ubicado en la plaza Murillo. Desatacó el paso de la Patrona de las Fuerzas Armadas y Patrona de Bolivia, la Virgen del Carmen, quien recibió los honores militares de las tres Fuerzas y la devoción de los asistentes.  Lao actos protocolares concluyen este lunes con un almuerzo ofrecido por el gobernador de La Paz, César Cocarico, la cena de la alcaldía de La Paz y la sesión de honor del concejo municipal.