Destacadas

Arzobispo de Cochabamba: estamos llamados a reconocer que Cristo es el Hijo de Dios

El Arzobispo de Cochabamba, Mons. Oscar Aparicio, presidió la celebración de Ramos con los jóvenes de Cochabamba, el pasado sábado por la tarde.

Esta celebración dio inicio en la Plaza Sucre, desde donde se inició la procesión hacia la Catedral de San Sebastián. Esta celebración contó con la participación de estudiantes de unidades educativas de cercado, así como grupos juveniles y el pueblo en general.

En la ocasión Monseñor Aparicio se refirió a la Pasión del Señor. Mencionó que al igual que narra el evangelio y pese a las diferencias de personas solo existen dos tipos, “las personas malas y las personas buenas”.

Estas primeras son las que se empeñan en desconocer a Dios, quieren cortar el camino del amo de Dios, que se empeñan en que Jesús muera y desaparezca de la realidad. Personas que están ciegas.

Pero también, habló sobre las personas buenas, aquellos otros que quieren salvar a Jesús, que están con él y son parte del amor para en este mundo. Pese a que muchos son débiles como los discípulos, reconoce su debilidad y lloran, como Pedro; es de aquellos hombres buenos que saben quiénes son pero han sido débiles.

“Hemos comenzado la celebración glorificando alabando gritando, con toda sinceridad Reconocemos que Dios actúa en este mundo y es bueno, hemos rezado por tantas realidades para que Dios sea quien dirija. “Hemos reconocido el amor de Dios”.

Dijo que esta celebración nos pone en la ambigüedad del ser humano. El corazón que quiere construir aceptar el amor de Dios, esforzado para hacer el bien para todos. Invitó que podamos ser los que gritan hosanna, bendito el que viene en nombre del Señor. Aunque seamos débiles y lloremos por nuestra fragilidad. Pero que no digamos crucifícalo.

El Arzobispo mencionó también que hay un detalle en la pasión. Hay uno que al final dice su voz, alguien que cumple un oficio diferente. Por el modo de morir de Jesús, reconoce y dice este es el hijo de Dios. A esto monseñor habló a los jóvenes, “estamos llamados a esto en esta pascua a reconocer que Cristo es el Hijo de Dios el crucificado vive, ahora nosotros también podemos decirle bendito porque eres el Hijo de Dios.”

Acotó que: “la ambigüedad del ser humano es que muere; sea bueno o malo nos vamos al cementerio” por ellos La fidelidad de Dios es que él vive y a nosotros nos rescata. Pidió esforzarse por estar del lado bueno aunque seamos débiles frágiles, seamos incoherentes. “Sin embargo es fundamental reconocer que cristo nos salva, nos da la vida”.

Para concluir pidió que sigamos profesando nuestra fe ser creyentes de este Dios que da la vida. Que Cochabamba necesita de jóvenes cristianos que reconocen al Señor, que sean transmisores de paz que reflejen a Jesús resucitado, como creyentes.