Análisis

Alexander Terrazas: “Hay que modernizar la educación y el aprendizaje en Bolivia”

La educación, considerada el pilar fundamental del desarrollo en un país, se ha convertido en el “Talón de Aquiles” de Bolivia, ahora llamado Estado Plurinacional.  Es hora que las autoridades educativas a nivel municipal, departamental y nacional se pongan a la tarea de implementar políticas de desarrollo que permitan a los estudiantes tener mayores niveles de conocimiento. Para ello se necesita más acceso a las nuevas tecnologías de la información, colegios con laboratorios debidamente equipados, profesores capacitados en sus áreas, enseñar idiomas universales como el inglés, entre otros aspectos, necesarios para salir del subdesarrollo en el que se encuentra sumida nuestra educación.

Sin embargo, mientras no hayan esas iniciativas por mejorar la educación del país, se seguirán aplicando técnicas y procedimientos del siglo pasado, de un profesor con un pedazo de tiza y una pizarra dándole la espalda a los alumnos, tal vez igual o peor que antes (no en todo los colegios pero en la mayoría). Hoy en día, la tecnologías educativas, como las computadoras, las pantallas y pizarrones inteligentes permiten hacer clases mucho más dinámicas, interactivas y entretenidas. Esos son los verdaderos cambios que deben incorporarse para que los niños y jóvenes tengan una educación que les permita incorporarse al mundo, a la modernidad y a la sociedad del conocimiento.

Para ello también se necesita capacitar a los maestros e incorporar cambios en las normales de formación de docentes en las nuevas ramas técnicas del conocimiento, que tampoco prevé la nueva Ley Educativa, que a pesar de tener contenidos positivos no ha sido la solución de fondo que se necesitaba para solucionar los problemas estructurales en la educación y el aprendizaje. Haciendo una analogía con el pasado, se podría decir que antes la gente creía que uno dejaba de ser analfabeta o analfabeto cuando sabía leer, escribir, sumar, multiplicar, dividir y restar. La verdad es que no se requiere mucho más que eso. El siglo XXI, ahora exige aprender las nuevas tecnologías de la información y educarse ‘in english’ para ser un estudiante y un futuro profesional competitivo a nivel internacional.

Lo positivo ante la revolución tecnológica del conocimiento, es que el Gobierno actual ha entregado computadoras portátiles a estudiantes y profesores, pero creo que con esas herramientas no está la solución, por varias razones, una por ejemplo es que no sabían ni encender las máquinas. Necesitamos seguir avanzando con un compromiso serio de nuestras autoridades que vaya más allá de la coyuntura política y social del país.

Nuestros países vecinos, como Chile y Brasil han emulado los avances en educación de sus pares de Estados Unidos y China. Sus políticas gubernamentales muy acertadamente están priorizando la educación como base fundamental del desarrollo y están próximos a convertirse en países del primer mundo. Entonces, la pregunta de rigor es ¿Por qué Bolivia, un país tan rico en recursos naturales para financiar programas sociales, no prioriza la educación? ¿Por qué, el lugar de entregar el bono Juancito Pinto, no se financian programas que beneficien a niños que realmente no tienen acceso a la educación? ¿Por qué no se moderniza la educación en Bolivia? Tal vez la respuesta más congruente sea porque el gobierno socialista del Movimiento Al Socialismo (MAS) sigue mirando el pasado, no le interesa el presente ni el futuro, solo el poder político.