Cochabamba Destacadas

Alejo Gerling. Alegrías y esperanzas; fracasos y tristezas de un misionero 50 años después

Después de 50 años de sacerdote, 49 de los cuales como misionero en el área rural de Cochabamba – Bolivia, el sacerdote misionero Axel Gerling – Tata Alejo, para los amigos – graba este coloquio a 360 grados, con el sacerdote y comunicador Ariel Beramendi residente en Roma.

Alejo Gerling nace en Alemania, en el seno de una familia humilde, hijo de padres de un matrimonio mixto entre protestante y católico, realiza la secundaria en un colegio católico, ingresa al seminario muy joven.

Su ordenación sacerdotal es el año 1972, y trabaja brevemente como colaborador en dos parroquias rurales alemanas.

Llega a Bolivia el se de agosto de 1972.

Mira aquí la entrevista al padre Alejo Gerling

 

Estas son las preguntas que el padre Alejo Gerling responde al entrevistador.

– ¿Por qué motivos o circunstancias llagaste a Cochabamba desde Alemania?

– Si te quedarías en tus parroquias ¿con qué proyecto que has realizado durante tu misión en Bolivia te gustaría seguir?

-A veces el trabajo de los misioneros es desmantelar para edificar. En estos 50 años de experiencia, cuáles han sido los muros que has encontrado en tu paso por las parroquias rurales? ¿Cuáles has derrumbado? La vida en el campo tiene ciclos (para la cosecha, para la siembra, para las fiestas), entonces: ¿Has logrado cambiar algo en tu misión?

– En las últimas dos décadas han tenido lugar cambios importantes en Bolivia, me refiero: el protagonismo de las culturas indígenas.

  • a) ¿Cómo has vivido el acompañamiento de un estado/vida de marginación y exclusión y de la euforia de la descolonización y orgullo indigenistas?
  • b) ¿Cuál ha sido, es y será el rol de la iglesia? – hablemos del sínodo alemán, ¿podrías decirnos brevemente qué está sucediendo en la iglesia en Alemania? ¿Hacia dónde se dirige?

La evangelización ha calado en la cultura de la gente indígena, es decir la concepción de Cristo redentor, salvador de nuestras almas para la vida eterna? o cómo se ponen en la balanza las creencias ancestrales y la evangelización. En la antigüedad se hablaba de adoctrinar, y luego vino una fase de “sacramentalismo”, ¿dónde estamos ahora?

-¿Por qué sí o por qué no, debe seguir la ayuda económica de afuera a las iglesias locales? ¿Cuál es tu reflexión?

-Tú has ayudado a mucha gente de una u otra manera, ¿has encontrado en esas comunidades y personas el sentido de la reciprocidad? ¿Cómo se dan esas relaciones en la iglesia rural, entre los catequistas y las fieles en general? En esta etapa final de tu vida, tienes miedo que todo lo que has hecho se quede enterrado en el olvido? Tienes ejemplos de que anteriores misioneros y misioneras tenían esta tendencia de ser pesimista frente a su trabajo sobre todo en los años desde 1950 hasta hoy.

– Finalmente, ¿qué iglesia sueñas de aquí a otros 50 años?