Destacadas

Universidad Católica Boliviana reconoce la labor de Cardenal Julio Terrazas

En el marco de la conmemoración de los 46 años de vida institucional, la Universidad Católica Boliviana “San Pablo” regional Santa Cruz, distinguió anoche a S.E. Cardenal Julio Terrazas Sandoval. La plaqueta de reconocimiento reza lo siguiente:

La universidad Católica Boliviana “San Pablo” unidad académica Santa Cruz, otorga el presente reconocimiento a S.E. Julio Cardenal Terrazas, Arzobispo de Santa Cruz por su compromiso y liderazgo en la búsqueda de la verdad, la justicia y la paz en nuestro país.

Palabras del Rector Jorge Orellana:

En sus palabras, el rector de la UCB Lic. Jorge Orellana, recordó que “Aún no se había creado la universidad cuando ya él desarrollaba su labor pastoral, destacó el rector de la Católica” a tiempo de destacar el venidero aniversario por los 50 años de vida sacerdotal del Cardenal Julio Terrazas.

“Es una gran alegría hacer entrega de esta plaqueta que testimonia el reconocimiento de la comunidad universitaria de la Universidad Católica regional Santa Cruz, a la labor del Cardenal Julio Terrazas quien con su voz serena, firme y clara ha conducido al pueblo de Dios a la búsqueda permanente de la verdad, la justicia y la paz para  los bolivianos.

“Como no reconocer la infatigable labor a lo largo de casi 50 años de vida sacerdotal promoviendo el respeto a la vida, luchando por los valores, luchando por la justicia, por la solidaridad, luchando siempre en todos los lugares donde estuvo, por aquellos que no tienen voz”.

“Por ello la Universidad Católica Boliviana se siente complacida al reconocer a un personaje verdaderamente histórico en nuestro país. Quién no ha escuchado el mensaje, claro, sereno y reflexivo de nuestro Cardenal en momentos en que la sociedad boliviana se encuentra confrontada, en momentos en que pareciera que no encontramos una orientación surge la voz de nuestro pastora para guiar a los bolivianos”.

“Por ello como institución educativa queremos expresarle excelentísimo Cardenal, amigo de todos, como dice muy bien el libro de que resumió de una manera muy ejecutiva 49 años –que se conmemoraron el año pasado- de su gran labor sacerdotal al servicio de la sociedad. Un amigo de todos, de la universidad, de los pobres, de toda la sociedad Boliviana”.

Fagmento de las palabras de agradecimiento de S.E. Cardenal Julio Terrazas:

Les agradezco, al rector, a las autoridades, a los padres de familia, a los alumnos, por esta deferencia que han tenido conmigo…
… Lo importante, no tanto las cosas que se hacen, sino los principios que tratan de plasmarse para que pasemos de las cosas, al ser de la persona.

El Curriculum Vite del Cardenal dice “Es religioso y sacerdote” pero creo que es bueno que todos nosotros comprendamos el inicio de todas esta vida, de todo este compromiso no fue por que el Cardenal se instalo en un convento o porque hizo unos votos religiosos, ni siquiera porque fue ordenado sacerdote, hay algo básico que tenemos que manejar con mayor entusiasmo y que debemos levarlo a la práctica, porque si el Cardenal Terrazas es lo que ustedes dicen es, “es por el bautismo”. No es fruto de una coyuntura, no es fruto de un convenio, no es fruto de un aplauso que se puede conseguir con facilidad.

Somos hijos de Dios, el bautismo nos ha puesto en esta corriente de saber que Dios siempre nos anima, que existe ese Dios, que no es un invento es una realidad y que nos acompaña para decirnos: No dejen de pensar, piensen cada vez más hacia adelante, abran horizontes de verdad y de vida en un mundo que prefiere la muerte, que prefiera la mentira.

Cuando hablamos de una universidad católica, pedimos que se manifieste y se aclare que significa ser católico hoy. Es esto, es saber que el S eñor nos ha elegido, el señor nos ha llamado y convocado y nos da la facilidad de adquirir un pensamiento oque no es una concentración de egoísmos, sino una fuerza que puede llevarnos a nosotros y llevar a nuestra sociedad por caminos nuevos, caminos de verdad, de paz, de justicia. Y esto con mucha apertura, esto con mucha claridad, con mucha valentía. Hoy por hoy, no podemos negarlo, los católicos hemos optado por vivir en el anonimato y el silencio, al menos una gran parte. Una entidad como la nuestra, la Universidad Católica, no puede entrar en este enclaustramiento del silencio y dejar de decir su verdad, porque esa verdad es hoy el gran compromiso que tenemos con nuestro pueblo y el gran aporte que busca cambiar las cosas pero que olvida que el cambio tiene que ser integral y que debe ir llevado tanto al cuerpo como al espíritu.

Les agradezco pues por este gesto de amistad.

Han leído el Curriculum Vite, el resumen de esos 50 años de vida sacerdotal, pero ha eso hay que añadirle 26 años más, cuando me llevaron al a pila bautismal. Me imagino que desde los primeros días cuando me llevaron al a pila bautismal ya estaba señalado el camino y que lo importante ha sido recibir el ejemplo de gente comprometida para comprometerse también por los demás.

De seguir las orientaciones y las luces que nos han dado quienes han contribuido a nuestra formación, sea en la escuela, en el seminario o en los centros de teología y filosofía, ha sido una obra de todos.

No se que voy a decir cuando lleguen esos 50 años –de vida sacerdotal- pero creo que el esfuerzo de ser alguien que esta al servicio de todos, es un gesto de evangelización concreta que yo agradezco al Señor que me lo inspiró en el momento en que tuve que buscar un lema para mi vida y completo el que había hecho yo en el momento de mi ordenación sacerdotal con aquel texto tan comentado y tan usado en la Iglesia, pero a veces también olvidado:

“El espíritu del Señor está sobre mí, Él me ha enviado a evangelizar, a dar buenas noticias a los pobres, a terminar con las cadenas injustas, a abrir las prisiones para que nadie sufra injustamente” ese pensamiento de Isaías retomado por el Señor al comienzo de su misión fue también la inspiración el día de mi ordenación sacerdotal un 29 de julio en que como es costumbre en Vallegrande, hacía frío tremendo, pero como también es costumbre en Vallegrande cuando hace frío, eso se lo combate con un buen sucumbe o una buena ambrosía, también hubo todo eso aquel día.

Quisiera terminar repitiendo no de memoria pero sí con el mismo espíritu, las Palabras del Santo Padre estos días dichas a la juventud:

Ustedes tienen que ser la nueva sal que pueda sacarnos de los egoísmos reconcentrados, la nueva sal que nos haga soñar cosas inmensas al estilo de Dios y que no andemos arrastrándonos como gusanos que buscan solamente algo de tierra para poder vivir. Que seamos la nueva sal, esa sal que el Señor dijo: Ustedes son la sal del mundo. Tenemos que llevarlo a la práctica.

Mi deseo, mi anhelo, es que la Universidad Católica en toda Bolivia sea realmente capaz de darle sabor a estos momentos en que todo parece amargo y en que todo parece destruirse.

Les agradezco mucho señor rector y a todos ustedes. Gracias.