Cochabamba Destacadas

Una vez más los obispos de Bolivia se reúnen e intentarán renovarse ante los desafío del país

obispos de Bolivia

Una vez más los obispos de Bolivia se reunirán en su 105 asamblea para tratar temas urgentes no solo para la vida de la Iglesia sino para definir y confirmar su rol en la sociedad boliviana que se acerca un punto fundamental en su historia democrática.

Al mismo tiempo, el episcopado boliviano internamente se enfrenta a una renovación natural que con el paso de los años ha presentado paulatinamente nuevos rostros entre los pastores de la Iglesia Católica. Poco a poco las figuras eclesiales de peso están pasando la barrera de los fatídicos 75 años y varias iglesias locales, aunque no lo mencionan públicamente, esperan impacientes novedades para el episcopado.

Por otro lado, los obispos elegirán sus nuevos representantes, es decir un Presidente y un Secretario General que son nombramientos que de algún modo indican la dirección que los mismos obispos quieren darse como colegio episcopal: ¿desean tener un rostro más profético? ¿Un rostro más nativo? ¿O más bien elegir el camino del “status quo” para dar continuidad a la pastoral de la conservación?

Lo cierto es que la institución que representa a todos los obispos de Bolivia ahora se mueve en un país que ha cambiado radicalmente y donde la Jerarquía es despreciada por el Gobierno por las críticas que ha recibido de respetar el voto del pueblo, e incluso algunos sectores políticos, bajo la bandera del “proceso de cambio”, consideran al cristianismo y a sus actores como elementos colonizadores que deben ser desterrados. Los nuevos acuerdos entre Iglesia y Estado será un gran reto para los elegidos de la Conferencia Episcopal de Bolivia

Expectativa en la Universidad Católica Boliviana

De esta asamblea de obispos también saldrán nuevos responsables de las áreas de la pastoral: educación, misiones, migrantes, etc. Entre estos cargos señalamos la elección de un nuevo Gran Canciller para la Universidad Católica Boliviana, una de las instituciones más prestigiosas del país; al respecto cualquier vaticinio es sólo una probabilidad, porque las negociaciones ya se abrieron meses atrás pero aún no hay nada definido. Lo único que sí ha quedado claro es que las dos gestiones consecutivas del actual Gran Canciller han sido positivas.

Por lo demás, los temas anunciados públicamente son la aplicación y las directrices pastorales según las conclusiones del congreso misionero americano celebrado en Santa Cruz y los momentos festivos que los obispos tendrán en Oruro para celebrar solemnemente la canonización de Santa Nazaria Ignacia, especialmente con todos aquellos que no viajaron a Roma para la canonización. Más de 50 visas fueron negadas desde la embajada española en Bolivia.

 

Es probable que en la carpeta de temas por analizar quedarán varios ítems. Sin embargo, los observadores de la realidad constatan la proliferación de sacerdotes “chutos” (falsos sacerdotes o sacerdotes suspendidos canónicamente) que está minando la religiosidad de la población en general que no logra entender la diferencia de la celebración de sacramentos y sacramentales a domicilio y en las nuevas pseudo-parroquias y capillas que se multiplican como hongos. Si bien, esta situación es subterránea, no deja de ser delicada ante la feligresía.

Son muchos los desafíos para la Iglesia. Oremos por nuestros obispos para que el Espíritu Santo ilumine su 105 Asamblea.

 

 

(foto: Archivo – Conf. Episc. de Bolivia)