Sucre

Un niño cayó de un cerro en Culpina (Chuquisaca) y ahora necesita ayuda para una cirugía

EL NIÑO DE 11 AÑOS PASTABA SUS OVEJAS. 

Pedro Cardozo es un niño que el lunes 2 de abril se despeñó mientras pastaba a sus ovejas y chivos en la comunidad de Pucapampa del municipio de Culpina. Cayó a un barranco de unos ocho metros de profundidad. Se lesionó el rostro, sufrió un golpe fuerte en la cabeza y tiene lastimada la pierna izquierda. Su recuperación depende de la solidaridad de la gente.

Lo más grave para Pedro ya pasó. Permaneció una semana en terapia Intensiva del hospital Santa Bárbara para recuperarse de un traumatismo encéfalo craneano moderado.

La mañana del lunes 2 de abril, Pedro salió a pastar sus ovejas y chivos por encargo de su tía, dijo su madre Arsenia Cardozo que ese día no estaba allí. Viajó a Culpina a realizar unos trámites personales.

Hoy, miércoles, en el hospital del Niño, Pedrito contó que mientras caminaba por los cerros de pronto cayó en un barranco, impactó en la roca dando un volteo y después siguió rodando hacia abajo golpeándose varias veces hasta unos ocho metros de profundidad.

Gritó, se paró, dio unos pasos y se cayó. Su pierna izquierda no pudo sostener su cuerpo. A esa hora no había nadie. Sintió que sangraba e hizo un esfuerzo para salir del hueco de cuatro pies. Avanzó unos metros… “No me acuerdo más”, sostuvo.

La caída pudo haber ocurrido a las 7:00. Sin el pastorcito, algunas ovejas y chivos se separaron del rebaño, y fue un chivo que regresó a la casa. Eso llamó la atención de la tía y preguntó: ¿Dónde está el changuito?

Inmediatamente salió en su búsqueda y al ver a los animales esparcidos por diferentes partes sospechó que algo grave había pasado. Siguió caminando y encontró a Pedrito, que en un inusitado esfuerzo logró salir hasta donde pudiera ser visto. El niño estaba inconsciente, tirado en el suelo y sangrando de la cara. Inmediatamente fue transportado al centro de salud de la comunidad.

El Pedrito recordó que allí volvió a despertar y vio que a su alrededor había mucha gente. Luego fue transportado al hospital de Culpina de donde continuó viaje a Sucre.

La madre informó que llegaron a las 2:00 de la madrugada del martes al hospital Santa Bárbara, donde fue ingresado a Terapia Intensiva por su estado crítico de salud.

Arsenia es madre soltera de tres hijos, la mayor tiene 17 años, el del medio, Pedrito, 11 años que los cumplió el sábado 7 de abril, y el menor de un año y medio, que viajó con ella hasta la Capital.

Contó que durante el tiempo que su hijo estuvo en el Santa Bárbara, ella dormía en el albergue del hospital donde también le daban “comidita”, pero ahora que su niño está en el hospital del Niño duerme en el piso de la sala de Pedrito porque no tiene a dónde ir. Tampoco le alcanza el dinero para comer y ya no sabe qué hacer, afirmó.

Sin embargo, sus aflicciones no acaban ahí. Su niño debe ser sometido a una operación urgente; tiene el maxilar superior roto y comprometidos los huesos de la nariz, dijo el médico Arturo Andia que atiende al paciente.

Explicó que la operación debe realizarse a la brevedad posible porque las heridas en los niños suelen cicatrizar rápido.

Para la intervención de cirugía plástica se requieren dos placas reabsorbibles pediátricas que cuestan alrededor de Bs 8.000, pero la madre no tiene ese dinero.

En Culpina, los concejales consiguieron alrededor de Bs 3.000 con el aporte solidario de funcionarios y autoridades. La Alcaldía no tiene recursos para cubrir esta clase de necesidades, manifestó la concejala Karina Núñez.

En Sucre, un grupo de residentes culpineños emprendió una campaña para recolectar recursos económicos. Las personas solidarias pueden depositar a la cuenta N°715-2-1-00017-6 de Banco Prodem a nombre de Agustina Ibarra, Ilsen Torres y Mirian Villalpando.

Inicialmente la cirugía fue programada para el viernes, afirmó Andia al aclarar que el seguro médico de los niños no cubre el costo de las placas, pero sí de la cirugía, internación y medicamentos.

[Fuente: Correo del Sur (11-04-18)]