Destacadas

Tercer día de Seminario en la Habana. “La Iglesia comunicadora: próxima y peregrina”

En un clima entusiasta y esperanzado transcurrió el tercer día de intensos trabajos en el Seminario Taller para obispos de América Central y Caribe, en la Casa Sacerdotal de La Habana.

La eucaristía matutina con Laudes fue presidida este viernes 7 de febrero por monseñor Adalberto Martínez, obispo castrense de Paraguay y presidente del departamento de Comunicación y Prensa del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM). En su homilía, aludiendo al mensaje del papa Francisco para la Jornada Mundial de la Paz 2014, puso en relevancia lo que el Santo Padre llama “la globalización de la indiferencia”, a través de la cual paulatinamente nos vamos acostumbrando al sufrimiento de los hermanos y hermanas.

“La pobreza, las injusticias, la desigualdad, revelan la ausencia de una cultura de la solidaridad en un proceso que el papa denomina la mentalidad del descarte”, agregó monseñor Martínez. En ese sentido, planteó la necesidad de superar la cultura de la indiferencia y avanzar hacia un cultura del encuentro: “el colegio episcopal debería ser la primera escuela de comunión de donde saquemos fuerza para la misión”.

Al abrir los trabajos del tercer día y en su última exposición del seminario, el profesor Galo Pozo destacó que el fin último de la comunicación es la relación entre personas, ya sea para iniciarla, mantenerla o incrementarla. Esto pone en cuestión el principio de autoridad versus el principio de relación.

“Comunicamos para transformar, para pasar de lo ordinario a lo extraordinario; para crecer; para inspirar un proyecto de vida; para mantener la esperanza en el logro de los objetivos”, recordó el expositor ecuatoriano.

Una Iglesia que acompaña en el camino

El presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, monseñor Claudio María Celli, abordó los desafíos de un nuevo anuncio en la sociedad digital.
Recordó que el magisterio de la comunicación ha pasado de una visión instrumental de los medios de comunicación a una visión ambiental: los medios crean un ambiente de vida, el continente digital, donde viven cientos de millones de personas. “Yo no empleo Internet para evangelizar, sino que evangelizo en Internet, habitando Internet. Esto supone un cambio cultural de visión”, subrayó monseñor Celli.

Citando palabras del papa Benedicto XVI en un encuentro con el mundo de la cultura en Portugal, el presidente del PCCS sostuvo que la Iglesia esta aprendiendo respetuosamente a dialogar con la verdad de los otros. “Dime qué visión tienes de Iglesia y te diré qué tipo de comunicación tienes. No somos una Iglesia que lanza flechazos doctrinales, sino una Iglesia que dialoga con los otros”, añadió.

Siguiendo el discurso del papa Francisco a los obispos de Brasil, monseñor Celli se detuvo en la eclesiología del peregrinaje y acompañamiento: “hace falta una Iglesia capaz de acompañar, de ir más allá del mero escuchar, una Iglesia que se pone en el camino junto a las personas. El caminar de la Iglesia es un caminar de peregrinos, por eso la relevancia de ir al encuentro”.

Destacando que no hay momento en la vida de la Iglesia que no sea comunicación, subrayó la importancia de comprender este proceso como una “diaconía de la cultura en el continente digital”. Al respecto, el presidente del PCCS profundizó en algunos conceptos que el Papa ha subrayado en su mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales: la comunicación es, en definitiva, una conquista más humana que tecnológica, y el poder de la comunicación es su proximidad, vista desde la perspectiva de la parábola del Buen Samaritano.

“No basta con estar conectados, es necesario que la conexión vaya acompañada de un verdadero encuentro. Necesitamos ternura. Nuestros medios son invitados a comunicar la ternura de Dios para las personas. No somos una red de cables, sino de personas humanas”, enfatizó monseñor Celli.

Concluyó el representante vaticano afirmando que 60 millones de personas reciben los tuiteos del Papa: “eso significa entrar en dialogo, acompañar el camino de los seres humanos. Una Iglesia que acompaña en el camino sabe ponerse en camino con todos, sin exclusiones”.

Encuentro y comunión, desencuentro y conversión

En la continuidad del tema “Espiritualidad de comunión y conversión pastoral”, monseñor Emilio Aranguren, obispo de Holguín (Cuba), expuso a partir de los múltiples momentos en que Jesús en el Evangelio entró en “contacto-encuentro” para que las personas fueran tenidas en cuenta, incorporadas, próximas.

“La evangelización, por tanto, es hacer que la Buena Noticia de Jesucristo vaya suscitando el encuentro entre las personas en comunión de vida y de fe”, añadió monseñor Aranguren. Citando al cardenal chileno Francisco Javier Errázuriz, afirmó que el encuentro genera la comunión y el des-encuentro pide la conversión.

Añadió el obispo de Holguín que la conversión pastoral nos permite ponernos en camino para superar todo lo que no nos deja permanecer unidos: superar las rupturas y distanciamientos, la aridez, infecundidad, soledad, cansancio, aislamiento, facilismo, es decir, todos los desencuentros.

Tras la exposición de monseñor Aranguren, hubo un interesante coloquio a partir de las intervenciones del día. Las instancias formativas en comunicación para obispos y futuros sacerdotes fue una de las materias dialogadas. También las decisiones eclesiales sobre los medios propios de comunicación, su identidad y perfilamiento, y los servicios que el PCCS y el CELAM podrían contribuir para profundizar las temáticas del seminario en las conferencias episcopales de la región.

Corresponsales de esperanza

En la última sesión del laboratorio sobre transformación de la realidad, el profesor Alberto Ivern dirigió diversos ejercicios sobre concepción de realidad, encuentro y comunicación interpersonal, y construcción de relatos desde la identidad “corresponsales de la esperanza”.

“La comunicación cristiana no consiste en decir cada dos minutos la palabra ‘Cristo’, sino en concebir la realidad que comunicamos al modo en que el Señor la concebía”, concluyó el expositor argentino.

Posteriormente, se presentaron dos iniciativas de redes comunicativas promovidas por el PCCS y CELAM: primero la Red Informática de la Iglesia en América Latina (RIIAL), expuesta por Sergio Lázaro, de RIIAL Cuba, y Jaime Coiro, a partir de la realidad en Chile; y Episcopo.net, presentada por la secretaria ejecutiva del departamento de Comunicación y Prensa del CELAM, Susana Nuin.

Mons. Claudio María Celli, presidente del PCCS, invitó a los obispos presentes a comprometerse con la asignación de una o más personas en cada diócesis como referente RIIAL.

Posteriormente hubo un diálogo entre los obispos acerca de los contenidos del seminario y los desafíos que los temas planteados suponen a su misión pastoral. Coincidieron en agradecer al PCCS y al CELAM por esta instancia formativa y en felicitar por la orientación del encuentro, la calidad de los expositores y el fraterno clima de comunión que se ha suscitado.

El tercer día de trabajos prosiguió con la segunda sesión de los talleres sobre Redes Sociales y Comunicación en situación de crisis, conducidos, respectivamente, por los profesores Arturo Merayo y Jaime Coiro, esta vez en grupos simultáneos.

La jornada concluyó con una visita a la Nunciatura Apostólica en Cuba y un recorrido por la ciudad.