Destacadas Santa Cruz

Tener fe es creer que Dios tiene un proyecto de amor sobre nuestra vida: Mons. Eugenio Coter

Mons. Eugenio Coter
Pensamos que tener fe significa saber que Dios existe, esto no es tener fe

 

Si esperas que te alaben, te den una placa o te digan lo bien que lo has hecho, de verdad que no sirves

 

Pongo mi vida al servicio del Señor, rezando y predicando, nada más.

 

San Francisco por su granito de fe ha hecho que las cosas imposibles se volvieran posibles

 

Si de verdad quieres saber si tienes fe, mira si eres capaz de donar tu vida

 

Hay personas que entregan su vida, sin necesidad que le dediquen monumentos, estas son las que tiene fe

 

Tener fe es creer en el proyecto de amor

 

Si de verdad tienes fe haz lo posible e imposible

 

 
Homilía de Mons. Eugenio Coter
Obispo del Vicariato Apostólico de Pando
Presidente de la Comisión de Comunicación CEB
Pronunciada en la Parroquia Fátima en Santa Cruz

 

Octubre 2 de 2022

Pensamos que tener fe significa saber que Dios existe, esto no es tener fe

Si tuvieran fe como un granito de mostaza, lo cantamos, es un canto que conocemos todos, pero qué significa tener fe, pienso y miro a ustedes jóvenes que se preparan para los sacramentos.

Nosotros a veces pensamos que tener fe significa saber que Dios existe, esto no es tener fe, esto también el diablo sabe que Dios existe.

En el evangelio cuantas veces los endemoniados le dicen a Jesús nosotros sabemos bien, quién eres, eres el hijo de Dios, eres el Santo de Dios y Jesús los calla.

Tener fe es creer que Dios tiene un proyecto de amor sobre nuestra vida

Entonces ¿el diablo tiene fe? No. Tener fe no es saber que Dios existe, tener fe es creer que este Dios tiene un proyecto de amor sobre nuestra vida.

Y la prueba que tenemos de el no es tomar al pie de la letra lo que hemos escuchado en el Evangelio de esta mañana, decir a una planta sal de ahí y plántate en el mar o plántate en la laguna, creo que los adultos de niño lo han probado a ver si funcionaba, no funciona. No es esto.

Son expresiones del evangelio de Lucas por exageración, como parábolas, y ahí de verdad situaciones donde lo que es imposible que un árbol se erradique por su cuenta y se plante en el mar, situaciones donde las cosas son imposibles que se vuelvan posibles y gracias a la fe que tenemos, gracias a la fe que nos anima.

Ahora un pequeño ejemplo, en 1200 Francisco de Asís, con sus pocos compañeros al comienzo, vestidos pobremente, viviendo de limosnas, si había comían, si no había no comían, hicieron un viaje para ir a Roma para pedir al Papa que los reconociera como una congregación y sin avisar a Roma a nadie, sin pedir ninguna cita, llegaron a Roma caminando, Asís no es tan lejos, llegaron obviamente que no pudieron ver al Papa, pero si el Papa entrevió en la gente que estaba en oración, lo vio a este pobrecito que parecía pobre, pequeñito, flaco vestido pobremente, lo vio, lo notó en medio de la gente, era una época de mucha corrupción, de peleas para ser cardenales, para ser Papa, la Iglesia en este momento estaba viviendo cosas complicadas.

Pongo mi vida al servicio del Señor, rezando y predicando, nada más.

Y todavía no había llegado a la limpieza que en el tiempo aprenderá a hacer de sí misma, mucha pelea, había dinero de por medio, había poder de por medio y había escándalos, nos lamentamos hoy de los escándalos que los hay, pero en el pasado ha sido peor, no justifica los de hoy pero vamos caminando, vamos avanzando en una Iglesia así donde unos cuantos quería reformar la Iglesia incendiándola, destruyéndola, iban a romper imágenes, iban a incendiar iglesias en esta Iglesia Francisco llega sin propuestas, llega diciendo: pongo mi vida al servicio del Señor, rezando y predicando. Nada más y sin haber estudiado Teología encima.

El Papa lo verá, lo nota en medio de la gente como se nota a alguien que es un poco raro, pero en la noche el Papa soñó que toda la Iglesia se estaba cayendo y un hombrecito que reconoció que era el que había visto en la Iglesia el día antes, le metía mano a las paredes y sostenía la Iglesia, entonces al día siguiente cuando se despertó llamó a su secretario y envió a buscar por Roma dónde estaba este fray, no todavía no se llamaban frailes, este pobrecito que había visto el día antes y lo buscaron, al cabo del día lo encontraron entonces él pudo encontrar al Papa y decirle: pido que reconozca mi regla. ¿Y cual es tu regla? Vivir de limosna y de pobreza, obedecer lo que usted nos diga y no casarnos para poder meter nuestra vida a la predicación y al servicio de Dios. Nada más.

San Francisco por su granito de fe ha hecho que las cosas imposibles se volvieran posibles

Así, pero ve qué es lo que ha hecho posible que un hombrecito pequeño e insignificante empezara una cosa así, pocos años después, en una situación así, eran más de cinco mil los jóvenes que siguieron a Francisco, más de cinco mil en una Iglesia que parecía caerse en pedazos, la vida de este pequeño por su granito de fe ha hecho que esta morera se trasplantara en el mar, que las cosas imposibles se volvieran posibles.

Si de verdad quieres saber si tienes fe mira si eres capaz de donar tu vida

Y si uno de los comentadores del evangelio de hoy día, si de verdad quieres saber si tienes fe, mira si eres capaz de donar tu vida, mira si eres capaz de hacer el bien, mira si eres capaz de decir que soy inútil, inútil atención como dice, pero el evangelio que no es inútil por el resultado es inútil porque no busca su ganancia, no busca su interés.

Si esperas que te alaben, te den una placa o te digan lo bien que lo has hecho, de verdad que no sirves.

El siervo inútil dice cuando han hecho todo lo que tenían que hacer, digan soy un siervo inútil, quiere decir no esperar que te vengan a incensar, a alabarte, que te den una placa, que te digan que bien que lo has hecho, te vamos a festejar, no es esto, si lo haces por estas cosas y si caes en estas cosas, si de verdad que no sirves.

No has servido a los demás, te has servido a ti mismo, cuando dices estoy para servir, cuando necesitan decir que están para servir, para ver las ovejas como el perro que va a casa. Necesitan decirlo porque probablemente no se verá, cuando viene a decir que estoy para servir, a veces la mayoría la mayoría de las veces están para servirse, no para servir, Estemos atentos.

Hay personas que entregan su vida, sin necesidad que le dediquen monumentos, estas son las que tiene fe

Entonces cuando vez que de verdad que hay personas que entregan su vida así, entonces si estas son las que tienen fe, esta es la morera que se trasplanta y en un mundo de egoísmo encuentras personas y las hay que son capaces de generosidad y sin pedir que le metan plata, que le metan nombres, que le dediquen calles o que le hagan monumentos, son capaces de generosidad sin buscar rostros e imágenes en un mundo de venganza se encuentran estas personas que son capaces de perdonar, en un mundo de donde se busca economía, dinero hay personas que son desprendidas, son capaces de generosidad, en un mundo donde hay pelea, hay personas que son capaces de construir paz, estas son las moreras que se trasplantan en el mar y que son el signo de la fe que anima. En medio de la comunidad, en medio de la Iglesia siempre hay personas así, estas son las personas que tienen fe.

Tener fe es creer en el proyecto de amor

Tener fe no es decir Dios existe o no existe, estas son dudas fáciles de resolver, hay más prueba de la existencia de Dios que del Imperio Romano, hay más prueba de la existencia de Jesús que de Tupac Katari.

En la historia nos documenta estas cosas, pero esto no es el tema, tener fe es creer en este proyecto de amor y fiarse. Y fiarse que en una vida que no busca su interés que hoy es posible hacer por la fe que tenemos está la verdadera alegría, el verdadero gozo.

Si de verdad tienes fe haz lo posible e imposible

Ayer el Evangelio de la Misa de ayer, recordaba esto: Jesús se estremeció de gozo viendo la alegría de sus apóstoles que volvían de la misión contentos porque habían vencido al mal, eran contentos, esta imagen que nos da Jesús es esto: si de verdad tienes fe haz lo posible e imposible, en un mundo así tu sé capaz de dar esta propuesta del evangelio y vívela plenamente, serás verdaderamente persona, serás verdaderamente feliz en tu vida.

Esto es tener fe cuanto un granito de mostaza.