Sucre

Templos históricos en riesgo

Templos en riesgo en Sucre
LA FALTA DE PROYECTOS Y PRESUPUESTO PREOCUPA A LOS PÁRROCOS. 
PEDIDO: Párrocos solicitan a las autoridades municipales y a los fieles que apoyen en la restauración y mantenimiento de los templos, ya que los recursos con los que cuentan son insuficientes.

De 14 templos y conventos del centro histórico de Sucre, al menos cinco necesitan obras de restauración o mantenimiento de forma inmediata. Presentan daños a consecuencia de las lluvias, que amenazan con estropear obras de arte e incluso ponen en riesgo la seguridad de la gente.

La Catedral Metropolitana junto con la Capilla de la Virgen de Guadalupe, la Basílica Menor de San Francisco de Asís y los templos San Sebastián, Santa Ana de La Recoleta y La Merced requieren intervención inmediata, según constató este diario en un recorrido.

De las cinco infraestructuras religiosas, la única que cuenta con proyecto y presupuesto comprometido de Bs 2,5 millones para su restauración es la Catedral, pero solamente para la parte exterior; los otros cuatro templos carecen de estudio y recursos para su intervención.

“Lo externo de la Catedral que comprende la torre, el atrio, las fachadas y las cubiertas es un proyecto que va a garantizar supervivencia en el tiempo; el proyecto no contempla los interiores, cabalmente estamos haciendo gestiones para hacer un proyecto para la restauración del interior que además abarque la capilla de la Virgen de Guadalupe”, indicó el director de la Escuela Taller Sucre, Domingo Izquierdo.

Debido a la penetración de humedad en años anteriores, el revoque interior tanto de la Catedral como de la Capilla de la Virgen de Guadalupe perdió adherencia y comenzó a desprenderse en un proceso de lixiviación, lo cual, en la jerga de los albañiles, se conoce como el pasmado.

Según el arquitecto, cualquier vibración generada por un microsismo, circulación de vehículos de gran peso o sonido de alta potencia en el entorno provoca el desprendimiento de los revoques y ornamentos interiores.

“Se han dado hasta tres desprendimientos importantes, menos mal que han sido en el transcurso de la noche”, comentó Izquierdo.

Indicó que un edificio histórico y patrimonial como los que hay en Sucre debe contar “con un buen sombrero y unas buenas botas” para evitar su deterioro.

“Eso quiere decir que debe tener un buen techo, un techo bien impermeabilizado y unos cimientos y sobrecimientos en buen estado, que no tengan problemas de penetración de humedad. Sucre tiene ese gran problema, está atravesada por varias corrientes de aguas subterráneas”, indicó.

En la basílica menor de San Francisco de Asis, la humedad comenzó a dañar el revoque del techo en el ingreso por la calle Aniceto Arce, debido a una filtración en la cubierta, además de otras goteras, una de ellas en el altar del Señor de Maica. Urge un proyecto de mantenimiento integral.

“Tenemos que empezar a cambiar nuestra idiosincrasia, tenemos que prever antes que lamentar, y la forma cómo vamos a prever, debe ser planificado, a su tiempo, con proyecto y que se cumplan los plazos porque de lo contrario estamos siendo siempre ‘parchadores’, parchamos aquí y allá, y después se nos cae todo”, indicó el padre Henry Cuéllar.

En el templo de San Sebastián, ubicado en la calle Junín, las filtraciones de agua en el techo ponen en riesgo muchas obras pictóricas.

“Hemos comunicado esto a las autoridades, especialmente a aquellos que tienen que velar por los templos pero hasta ahora no tenemos ninguna respuesta”, lamentó el padre Jhonny Gorena.

En el templo de Santa Ana de La Recoleta, una de las torres presenta rajaduras de consideración, autoridades eclesiásticas y las juntas vecinales llevan desde febrero tramitando en la Alcaldía la firma de un convenio para la restauración.

“Hace diez días hemos solicitado una audiencia urgente con el Alcalde pero hasta ahora no tenemos respuesta, no sólo tenemos problemas con la torre sino con la casa de retiro que está en similar y peor situación”, comentó el párroco Hugo Carrasco.

El templo de La Merced, ubicado frente a la plazuela Cochabamba, presenta humedad en el piso y los muros y también urge una intervención inmediata.

 

[Fuente: Correo del Sur (18-10-18)]